Katie Holmes y Tom Cruise se divorcian por la Cienciología

Aparentemente eran una de las parejas de moda en Hollywood sin embargo hace unos días anunciaron su separación, una separación que ha pedido Katie Holmes. La noticia fue todo un bombazo para la prensa rosa y tras pasados unos días, parece ser que los motivos que han llevado a Katie a tomar esta decisión ha sido la Cienciología y el miedo que tenía Katie hacia la pequeña Suri de ser ‘captada’, puesto que su ya ex marido Tom Cruise es ferviente seguidor de esta especie de secta aunque ellos la llamen religión.

Parece ser que los niños seleccionados para la inducción en el culto de la Cienciología son enviados a una suerte de campamentos de entrenamiento para niños al más puro estilo militar. Allí, la pequeña Suri fue sometida a un interrogatorio de 99 preguntas formuladas por cienciólogos y ese pudo ser la gota que colmó el vaso y la actriz decidiera poner punto y final a cinco años de matrimonio con el actor de ‘Misión Imposible’.

Katie se horrorizó al saber de las técnicas inquisitorias de la Cienciología y de cómo se comportaba esta religión con sus desertores. Jóvenes que han escapado de esta secta cuentan que este tipo de ‘religión’ separa a los niños de sus familias y controlan su educación, su dinero y sus vidas.

Por lo tanto el divorcio más sonoro de Hollywood por el momento está dando que hablar, puesto que Holmes al ser criada en la religión católica quiere la custodia en exclusiva de la pequeña puesto que es el único modo que tiene de controlar por completo su educación.

Por el momento, Katie Holmes ha comprado un apartamento para ella y su hija Suri, y Tom se encuentra en Islandia rodando su nueva película ‘Oblivion’, y por el momento no ha hecho declaraciones.

Recordar que para Tom este es su tercer divorcio, ya que anteriormente estuvo casado con Mimi Rogers y Nicole Kidman y para Holmes el primero.

Imagen | wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...