Renee Zellweger luce en los Oscar ¿demasiado botox?

Siempre ha sido una de las actrices más estilosas de la meca del cine, sin embargo en la pasada entrega de los Oscar, su delicada piel sin apenas una minúscula arruga en el rostro se piensa que se ha sumado a la moda del bótox por su rostro tan ‘juvenil’.

actriz

Quién no se acuerda de Bridget Jones, aquella chica que padecía mal de amores, poco atractiva con su ropero y que anotaba todo en un diario, incluido sus propósitos de mantener su línea y no asaltar la nevera. Ella realmente es Renée Zellweger y quizás por sus cambios tan radicales en cuanto a peso, siempre ha sido una mujer que nos ha sorprendido a lo largo de todos estos años en un intento de lucir perfecta en su vida real. Sin embargo, ahora parece que ha ido mucho más allá y quizás esa obsesión por estar siempre bella y joven, le ha dado por recurrir al bótox o ha descubierto el corrector más potente del mundo.

Ha sido en la reciente gala de los Oscar 2013, donde se ha podido comprobar que Zellweger a parte de lucir espectacular con un vestido de Carolina Herrera, completamente dorado, lucía un rostro que parecía una muñeca de porcelana. Ninguna arruga, y mostró un rostro terso y aterciopelado, y lo más importante, sin apenas marcando las facciones de la cara. Evidentemente se especula que Renée ha hecho acopio y mucho del bótox, quizás en exceso a juzgar por sus mejillas sonrojadas a la vez que hinchadas como un globo, hasta el punto que apenas se le movía un músculo de la cara.


Y es que la actriz ya luce 43 primaveras, y si bien en un pasado se operó del pecho para mantenerlos firmes con tanta subida y bajada de peso, al igual que los labios hace un tiempo decidió rellenarlos más, y no hace mucho se hablaba de su extrema delgadez. Ahora ha ido mucho más allá y los implantes del bótox para suavizar arrugas la han dejado prácticamente sin movimiento muscular facial, y parece una muñeca completamente artificial. Es verdad que las actrices en Hollywood parece que se resisten a envejecer o quieren mantenerse jóvenes eternamente por aquello de seguir en activo, y son muchas las que han pasado por incluir esta sustancia en su kit de belleza. Ya que el mercado es altamente competitivo.

Sin embargo, al igual que son muchas las actrices que se aplican bótox, son otras tantas que al final, reconocen sus efectos secundarios, y prácticamente terminan arrepintiéndose de querer frenar el paso del tiempo. El último caso, la australiana Nicole Kidman que tras abusar años de ello, reconoció no gustarle el resultado hasta el punto que prácticamente se quedó sin movilidad en el rostro, y ahora aboga por los productos naturales.

Por lo tanto habrá que esperar si Renée pone freno al abuso del bótox y termina aceptando que en el fondo hay que cuidarse siempre, pero no podemos ir en contra de la naturaleza.

Imagen | telecinco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...