¿Eres buena negociadora?

eres-buena-negociadora

Emplear el término negociación no es sólo en el mundo empresarial. A lo largo del día se nos presentan infinidad de ocasiones en las cuales tenemos que sacar nuestra vena negociadora y con ello las mejores estrategias para convencer a los demás.

Cada vez que queremos conseguir algo de las personas que nos rodean, debemos echar mano de nuestras buenas artes negociadoras. No se trata de imponer nuestra opinión, sino de legar a un acuerdo provechoso para ambas partes.

A ello se le llama diplomacia, el arte de conseguir que los demás hagan con gusto lo que uno desea que hagan. Y para ello lo primero que tenemos que tener en cuenta es la actitud. Una buena actitud nos lleva a ser asertivos, es decir, adoptar una actitud que no resulte ni agresiva ni pasiva.

Hablar sin miedo pero con respeto, especificar con claridad nuestra petición y llegar a un acuerdo óptimo para ambas partes. Bien sea para un aumento de sueldo o tratar un problema con tu pareja.

Es decir ante una situación ni hay que adoptar una actitud agresiva porque se pueden perder los estribos y fin de la negociación, ni pasiva que puede generar en un rencor por no hablar, dialogar o pedir. Por ello lo mejor es una actitud tranquila y hablar sin necesidad de que nadie se altere ni se enfade.

Imagen | noticiasdealava

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...