A partir de los 40 nos sentimos más seguras y un poco vanidosas

Cuando la mujer llega a los 40 se puede decir que está más segura, más a gusto con el físico y sobre todo sacamos más tiempo para cuidarnos, llegando al punto de ser vanidosas. Sin embargo todo este procedimiento tiene una explicación científica.

cuidados

Hay que partir de la base que todo depende de las circunstancias, por no generalizar, pero si bien la juventud es una etapa maravillosa, también es fácil ser feliz a los 40, ya que diferentes estudios aseguran que es precisamente a partir de esa edad cuando una serie de cambios psicológicos y hormonales, nos hace cambiar y afrontar la realidad de distinto modo. En un principio se creía que estos cambios tenían su origen en componentes estrictamente psicológicos. Sin embargo, es también culpa del cerebro.

Cuando nos acercamos a la perimenopausia, el cerebro femenino se prepara para afrontar el último cambio hormonal. Aquí entra también un cambio en el cual las mujeres sintamos la necesidad de recuperar nuestro tiempo y estar más pendientes de nosotras. Sin embargo esta transformación, no se produce de un día para otro, sino que se trata de un proceso que comienza, aproximadamente hacia los 43 años.

El cerebro se vuelve menos sensible al estrógeno y se inicia un periodo intelectualmente euforizante en el que disminuye la carga de cuidar a los hijos y la preocupación constante del cerebro maternal. Recuperamos el protagonismo de nuestra vida, disponemos de más libertad personal y estamos dispuestas a ejercerla sin remordimientos. Por ello cambian nuestros patrones de comportamiento y nos decidimos que es a nosotras a quien debemos cuidar, porque nos sentimos dueñas de nuestro bienestar. Y por supuesto crece nuestra estima y somos más capaces de transformar aquel pequeño defecto que en el pasado nos acomplejaba en una característica a la cual sacar partido.

Sin embargo hay que tener un equilibrio en todo este cambio. Dedicarle más tiempo a nuestro cuerpo, a hacer más ejercicio o a cuidar nuestra imagen puede ser interpretado como un síntoma de vanidad. Realmente si te preocupa estas cayendo en la trampa del narcisismo. Realmente no debes discriminarte si te sientes a gusto con tu cuerpo y que el exterior tiene que ser el reflejo de tu bienestar interior, aunque hay que reconocer que puedes tener limitaciones, lo importante es sentirte segura de ti misma. Sería preocupante si, solo te puede el perfeccionismo a la soberbia.

Imagen | dskciado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...