Cuestión de tener tiempo para ti

Muchas veces por mucho que nos empeñemos no somos super mujeres y nos olvidamos de dejar algo de tiempo para nosotras y no nos desprendemos de la agenda diaria ni aunque no podamos con la vida.

Disfrutar del tiempo para ti es cuestión de relegar tareas

Primeramente una de las acciones que solemos dejar en segundo plano por falta de tiempo o porque simplemente no priorizamos son los amigos y las salidas. Seguramente hace tiempo que deseas quedar con una amiga pero el encuentro se aplaza una y otra vez porque no tienes hueco para ello.

Hay que tener en cuenta que las relaciones personales juegan un papel importante en nuestro bienestar, sin embargo, no les damos en nuestra agenda la prioridad que se merecen. Cambia esta actitud y recuerda que compartir tu tiempo con los amigos, expresar tus inquietudes y sentirte apoyada te ayudará a vivir de forma más positiva.

Improvisar también es una de las mejores acciones para dar aire a nuestra vida. Pero tenemos la agenda tan apretada que no queda ni un segundo para ella. Esta esclavitud amenaza con convertir tu vida en una serie de rutinas donde no cabe la espontaneidad. Aburrirte de vez en cuando no iría nada mal.

Por lo tanto de vez en cuando desconecta, no siempre hay que estar haciendo algo. Desconecta hasta el móvil busca un rincón agradable y escucha música u ojea una revista aunque sea pocos minutos. Soñar pensar, o imaginar no es perder el tiempo. Es dedicarte tiempo a ti.

Si tu problema es que sobrecargas las tareas y al final no puedes cumplir con todas ellas, terminarás frustrada e insatisfecha. La mejor opción es marcarte objetivos realistas y que puedas cumplir. Mejor realizar pocos compromisos y bien que no arrastras múltiples tareas incumplidas. Y por supuesto relega tareas en los demás.

Realmente cuando funcionamos así lo único que hacemos es dejar que la felicidad pase de largo. Es tener esa sensación de que los días pasan cada vez más rápido sin que hayas podido aprovecharlos. Ya que si hoy no has tenido tiempo de hacer esas cosas que te hacen feliz, mañana tampoco y eso te genera infelicidad.

Lo mejor frenar tu ritmo. Porque la felicidad no es algo futuro, es el aquí y ahora, es lo que puedas hacer por ti en este instante. Por lo tanto, intenta hacer cada día algo que te haga sentirte bien con la vida y regálate tiempo presente con las cosas que te gusta.

Imagen | OndasDeRuido

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...