Estar satisfechas con nuestro cuerpo

estar-satisfechas-con-nuestro-cuerpo

Cuando nos miramos cada mañana en el espejo no siempre vemos lo que nos gustaría ver reflejado. Ya que la imagen que aparece no es siempre la deseada por alguna circunstancia.

Tampoco es cuestión de ver un físico perfecto o de un rostro sin la más mínima arruga, es aceptarnos en la totalidad tal cual somos con todos los defectos y también todas las cualidades.


La imagen que tenemos de nosotros mismos siempre es subjetiva. Está condicionada por múltiples factores, desde el trato que recibimos en nuestra infancia hasta nuestra relación de pareja e incluso laboral. Todo ello nos condiciona a ver una imagen distinta en el espejo.

Si no estamos a gusto dentro  de nuestro propio cuerpo, antes de lanzarnos a cambiar aquellos rasgos físicos que no nos gustan, deberíamos pensar si la raíz del problema está en el interior en lugar del exterior.

Cuando tenemos un bajo concepto de nosotros mismos, no sólo de nuestro cuerpo sino de todos los demás aspectos de nuestra vida y forma pare de ser, los defectos se magnifican y se convierten en una fuente de malestar.

Para superar esta falta de confianza es necesario bajar el nivel de autoexigencia, valorando y resaltando más los rasgos positivos de nuestra forma de ser en lugar de sufrir por las inevitables imperfecciones físicas.

Esto no quiere decir, sin embargo, que no cuidemos nuestro cuerpo, siempre y cuando no vayamos más allá de los límites saludables. Y al mirarnos al espejo todas las mañanas tenemos que pensar lo mucho que nos queremos y nos gustamos.

Es una buena terapia que ayuda a subir la autoestima todos los días.

Imagen | piscle

Más en Centromujer | Qué podemos hacer para tener buena suerte, Replantearse la vida

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...