Generosidad a raudales

Las acciones desinteresadas hacia los demás son las que nos hacen sentirnos bien.Cuando la realizas sientes una sensación agradable comparable a muchos placeres.

generosidad

La generosidad esa preciada virtud, consistente en dar sin esperar nada a cambio, tiene efectos muy beneficiosos para nosotros, que acabamos sacándole provecho a una actitud sumamente positiva.

Cuando nos preocupamos por el bienestar de los demás, nuestra mente libera diferentes hormonas que nos proporcionan una sensación de euforia, nos eleva el ánimo y nos predisponen a ganar confianza con los demás y sentirnos más seguros en nuestras relaciones personales. Estas hormonas también actúan de forma efectiva contra el estrés, contribuyendo a que nos tomemos la vida sin agobios.

La satisfacción de haber ayudado a alguien repercute directamente sobre nosotros. Nos hace sentir humanos, útiles y buenas personas. En consecuencia, sube nuestra autoestima y la valoración personal que tenemos de nosotros mismos.

Y es que realizar acciones altruistas de vez en cuando nos provoca un subidón emocional considerable. Convertir esta actitud en un estilo de vida que llevemos a cabo a diario multiplicará la dosis de felicidad recibida y ayudará a que nos mantengamos en una situación de bienestar permanente.

Cuando nos volcamos con los demás, entendemos por qué se comportan de una determinada manera frente a una situación y aprendemos de ello. Esto nos sirve par intentar evitar cometer los mismos errores. Una actitud positiva derivada del altruismo nos sitúa en un estado de bienestar y serenidad que puede ayudarnos a ver los problemas desde otra óptica y a afrontarlos con una actitud mucho más positiva.

También la generosidad es clave para el amor. El buen humor, la risa y los pensamientos positivos, liberan oxitocina, una hormona vinculada a las relaciones amorosas. La influye directamente en el proceso de enamoramiento, en el acto sexual y en la llegada del orgasmo. Cuando las dosis de estas hormonas son altas, se fortalecen sentimientos más estables de amor y de compromiso entre dos personas.

Además, cada vez que ofrecemos algo a alguien de forma voluntaria se activan los centros de placer de tu organismo, proporcionándote una satisfacción personal. Por lo tanto. ¡Comparte tu alegría con los demás!

Imagen | emanaRedesSociales

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...