Libérate de los viejos hábitos

liberate-de-los-viejos-habitos

Deberíamos plantearnos la trampa que tenemos en cuanto a nuestra verdadera identidad ya que gran parte de nuestro yo está formado por cientos de personajes, hábitos, creencias y prejuicios que alguna vez fueron útiles.

Seguramente habéis oído hablar del desapego, es la referencia a la capacidad de no permanecer aferrados a posesiones, situaciones ni relación alguna y confirmar así que nuestras v idas no dependen de ellas.

En la misma línea si nos damos cuenta de que nuestro ego, esa parte de nuestra vanidosa estructura de personalidad, es también una posesión de nuestra identidad, por ello comprender que deshacernos de las ideas rígidas que tenemos acerca de cómo somos es dar un importantísimo paso en el camino hacia nuestra esencia.

Hay que tener en cuenta que gran parte de nuestro yo está formado por capas y capas de personajes, hábitos, creencias y prejuicios que alguna vez nos han defendido de amenazas reales e imaginarias.

La propuesta es liberarse de todo aquello que creemos ser empezado por nuestro yo más controlador el que quiere tener el mando de nuestra vida, nuestro rumbo y nuestros deseos. Y nada tiene que ver con las estructuras psicológicas complejas ni sofisticadas ni nada que suene raro, es más simple que todo ello. Es recordar a nuestros padres cuando nos decían, si hacemos esto u aquello o actuamos así, los demás no nos aceptarán y no contaremos con su aprobación.

Algunos de estos comentarios, sumados a la censura pura y dura de nuestro entorno de la infancia y a los planes que los adultos tenían para nosotros, nos han ido llevado a desarrollar una determinada forma de comportarnos, una manera de ser en el mundo que nos define, aun cuando hoy un poco y mañana otro tanto descubrimos que esa ‘identidad’ no se ajusta en sentido estricto de nuestra verdadera esencia.

Por lo tanto es necesario revisar algunos mensajes del pasado o de nuestros padres y desapegarnos de ellos, ya que ellos han condicionado nuestro comportamiento pero que hoy en día quizás no tienen nada que ver con nosotros.

Imagen | andreacanon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...