Lo más importante es vivir el presente

Aunque nos parezca una tontería lo más importante es centrarse en cada momento y disfrutar de cada segundo. Realmente ese es el gran secreto para lograr un equilibrio interior.

disfrutar el aquí y ahora
Si somos conscientes de cada minutos y de todo lo que vivimos al instante podemos decir que vivimos el momento presente. Por otro lado, si estamos obsesionados con el pasado o demasiado preocupados de planear o saber el futuro, se nos va la vida sin disfrutar del único momento que, en definitiva pertenece al presente, ese mismo instante.

Es verdad que nos pasamos la mitad de nuestra vida pensando en algo distinto a lo que estamos haciendo en el presente. Seguramente más de una vez en el trabajo estás deseando salir para estar con tus hijos pero, cuando finalmente llegas a casa y están tus hijos, no dejas de darle vueltas a un asunto que te trae de cabeza. Esto hace que ni en casa disfrutes del momento, ni en el trabajo. Es como si no tuviéramos tiempo y saltamos de espacio a espacio, sin disfrutar del presente y con ello, se nos escapan muchas pequeñas cosas que realmente son las que nos llenan.

Por otro lado, hay personas que viven en el pasado continuo  alimentándose de recuerdos o, todo lo contrario por aquello que no saben del futuro, e igualmente son incapaces de disfrutar del presente. En cualquiera de los casos es alejarse de la realidad.

Lo importante es poner fin de una vez por todas a este tipo de actitudes y esforzarse por disfrutar del aquí y el ahora. Ello se consigue disminuyendo tu preocupación por el futuro, está bien cierto grado de previsión, pero lo que no es conveniente es excederse en este tipo de preocupaciones. Es imposible tener todo controlado, y ello genera ansiedad.

El pasado, es pasado y podemos añorar momento de el, pero estos momentos felices no volverán, nos obsesionamos con errores del pasado que ya no podemos remediar. Darle vueltas una y otra vez a todo aquello que hemos dejado atrás en el tiempo es un error, ya que, además de entristecernos, nos impide ser felices.

Tampoco hay que dejar que la vida sea un sueño, es bueno tener grandes ambiciones, pero tampoco hay que pasarse el día soñando, sin atreverse a pasar a la acción. Ubicar únicamente la felicidad en el futuro hace que no disfrutes al cien por cien de la vida hace que te olvides del presente.

Imagen | Luz Adriana Villa A.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...