Mientras más simple sea tu vida más tiempo y energía y tendrás

Por naturaleza somos complicados, más que nada porque siempre queremos buscar sentido a la misma vida. Y llega un momento que estamos hasta arriba de responsabilidades a nivel material y emocional. No nos damos cuenta que todo ello en vez de hacernos felices nos hace más infelices porque no podemos con todo y eso nos impide avanzar.

peso

Para disfrutar realmente sin agobios, debemos identificar las cosas que realmente necesitamos para vivir bien y deshacernos del resto. Llevar mucho equipaje en la vida nos resta energía y vitalidad. Por lo tanto hay que evitar ciertas dependencias que nos impidan vivir con tranquilidad. Porque hasta el pensamiento tiene que ser simple para comprender lo que queremos. Lo más importante es identificar tus prioridades y lo que más te produzca satisfacción. Todo lo que no tenga relación directa con ello no son más que trabas para tu felicidad. Recordar que menos es más.

Una vez que tengas identificados tus objetivos, organiza tus actividades en función de ellos. De esta manera podrás dedicarte en cuerpo y alma al perseguir la felicidad. Gran parte de las responsabilidades que vamos adquiriendo a o largo de nuestra vida las arrastramos porque, en su momento, no nos atrevimos a decir no. Por lo tanto, revisa tu lista de obligaciones y deja de asumir tareas que no te atañen. También lo más importante es cuando hay algo complicado, en lugar de buscar los detalles es mejor ponerse a ello cuanto antes, si así no fuera nos bloqueamos.

Si somos capaces de despojarnos de lo inútil llegaremos de forma más rápida y segura a la cima de nuestra felicidad. Pero también recuerda que no podemos ser esclavos de lo material. Vivimos en una sociedad consumista que nos hace valora en exceso las posesiones materiales. Atrévete a darle la vuela a la tortilla y empieza a valorar que realmente importa, el amor, la familia, la amistad… Consumir en exceso no es sinónimo de felicidad. Consumir en demasía embotará tus sentidos y limitará tu capacidad para apreciar las cosas, además de suponer un gasto económico importante.

Por lo tanto, ahora es el momento de terminar de acumular cosas sin más. Reduce, objetivos, responsabilidades, exigencias y planes. Elimina de tu vida todo lo que te produzca dispersión. Haz las tareas por orden de importancia. Líbrate de los ladrones del tiempo. Se trata de todas aquellas actividades que resultan innecesarias para tus propósitos que te roban la energía. Y de vez en cuando, tómate un respiro y dedícate a una tarea que te relaje de verdad.

Imagen | patextremadura

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...