Mujeres emprendedoras: ¿Por dónde empezar?

Probablemente ahora que todo el mundo habla de emprender y del autoempleo, muchas de nuestras lectoras se lo planteen como estrategia de futuro

emprender

Aunque la crisis hace que muchas de nosotras nos planteemos lo de emprender como única opción para salir adelante, más que de emprender hablamos en ese caso de autoempleo, ya que son dos conceptos que no deben confundirse. Mientras la mujer que se autoemplea es aquella que crea su puesto de trabajo, la que es emprendedora hace además de lo anterior que su idea de negocio sea innovadora o que el producto o servicio que vende sea algo novedoso, relacionado sobre todo con las nuevas tecnologías. Pero para ser francos, en este artículo de hoy vamos a hablarles a unas y a otras, tanto a las futuras emprendedoras como a aquellas que creen con autoempleo su propio puesto de trabajo. Porque hoy vemos cómo empezar esa nueva vida en la que tu eres tu propia jefa.

Mujeres emprendedoras: ¿Por dónde empezar?

Probablemente con todo el mundo hablando de emprender, de invertir n tu propio trabajo y ofreciendo manuales e información de lo más diversa, no sabrás ni por dónde empezar. Y aunque toda información es poca para iniciarse en todo esto de emprender, la realidad es que hay que tener claras las bases, porque sino el tejado, por mucha ayuda que nos den no se sostendrá. A continuación te dejamos los puntos fundamentales a tener en cuenta antes de montar tu negocio o de crear tu puesto de trabajo como profesional, aunque en las próximas semanas trataremos más a fondo el tema con la fiebre actual del emprendimiento en España

Idea de negocio: tienes que hacer un estudio (tu misma o encargarlo a un profesional) acerca de las necesidades del mercado al que vas a ofrecer tus productos o servicios. Saber que hay clientes potenciales y conocer la competencia si la hay resultará fundamental a la hora de que comiences con una buena base y te asegures buena parte del futuro.

Alta como emprendedor: otra cosa fundamental es decidirte por la fórmula con la que te convertirás en empresario. Si estás sola y el capital es mínimo, lo ideal es empezar como autónoma. Sino, puedes plantearte sujetos jurídicos como sociedades limitadas, o incluso anónimas si la inversión es mayor.

Objetivos en primera línea: nunca se puede perder de vista cuál es el objetivo de la empresa, y todo lo que se haga ha de partir precisamente de esa base, una base que no puedes olvidar bajo ninguna circusntancia.

Comienzos difíciles: aunque te hayan contado que esto es simple, comenzar es lo peor, lo mejor viene después. Así que paciencia, que si trabajas duro, todo se andará.

Proveedores y clientes: encontrar a proveedores y clientes es el paso más importante a dar una vez la empresa o el profesional se establece como tal. Aunque el tiempo jugará siempre a tu favor, contratar publicidad o acciones de marketing es fundamental para que te conozcan.

Imagen:  Universidad EAFIT

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...