Para ser feliz libérate de los excesos

para-ser-feliz-liberate-de-los-excesos

No podemos negar que venimos de una época en que todo nos parecía posible e íbamos igual que Teminator por la vida tanto a nivel laboral como familiar, compra aquí compra allá, pasando por la temática de una idea de consumo a la cual ahora en tiempos de crisis nos cuesta mucho renunciar.

Y ello nos deriva a que no encontramos el norte una vez que nos hemos ajustado el cinturón. Hemos tenido que renunciar a ese vestido, esa crema o esos zapatos que llevamos tiempo viendo y no vemos el tiempo de poder comprarlos, ya que hay otras prioridades.

Pero, ‘no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita’, dice un dicho muy sabio y popular.  En ocasiones es necesario liberarse y soltar el lastre de unas exigencias que por resultar excesivas, nos impiden aunque no nos demos cuenta, ser felices.

Realmente lo queremos todo, ganar dinero y tener tiempo libre, vivir en pareja, tener hijos y disponer de la visa así como de libertad. Es lo que llamamos calidad de vida, pero no siempre todo es compatible para conseguir los objetivos.

Siempre me acuerdo de un buen amigo, el cual me decía que en todo tienes que tener un equilibrio entre lo que deseamos y lo que podemos. Y para llegar a ello hay que, no renunciar pero si posponer metas o renunciar a ellas siempre y cuando no sean compatibles, aunque en algunos casos no hay muchas alternativas.

No puedes por ejemplo formar una familia y ser madre y a la vez pasarte doce horas fuera de casa porque también quieres ascender laboralmente y tener una situación económica más holgada. En definitiva, ni tiempo para tu familia, ni para tus hijos, tu pareja y lo más importante, nada de tiempo para ti misma.

Muchas mujeres nos marcamos prioridades y vamos cumpliendo objetivos en el tiempo, pero todo a la vez, nos deriva al estrés, el descontrol y en definitiva poca felicidad recompensada.

Tampoco podemos ser egoístas cien por cien, hay que ser consecuentes con nuestras decisiones y que nadie resulte perjudicado por ello. Aligerar un poco las cargas, aunque vivamos con menos bienes materiales, lo ganaremos en tranquilidad.

Vía | Diegosaurius Rex

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...