Quererse a una misma

quererse-a-una-misma

No hay mejor autoestima que aquella que nosotras podemos darnos delante  de un espejo, si bien parece fácil decirlo otra cosa muy distinta es sentirlo realmente. Casi todas las mujeres por alguna razón, nos miramos en el espejo y sacamos alguna falta que no nos gusta.

Y es todo un error, puesto que lo primero para avanzar y evolucionar comienza por quererse así misma y aceptarse tal y como somos. Todo esto viene a cuento de la operación bikini y aquellos bajonazos que nos darán cuando nos miremos en el espejo y veamos o pensemos que hemos engordado o nos ha salido celulitis.


Por un lado si se tiene unos kilos de más, no hay que poner el grito en el cielo, no hay mejor autoestima que dejar de luchar y aceptarse, no hay nada de malo aceptar el cuerpo que Dios nos dio. Mejor eso, que no estar toda la vida a dieta y pesar cada gramo de comida. Es una lucha constante que en el fondo no da la felicidad.

También pueda pasar que como no te aceptas a ti misma ves imperfecciones por todos los lados. Eres un ser que te autocríticas y eso no te deja avanzar ni relajarte. Así como siempre te centras en las críticas negativas y las positivas ni las escuchas. La mejor solución hacerlo a la inversa, mima tus cualidades que todas las tenemos, valórate y piropéate delante de un espejo o cuando realices un buen trabajo.

Y por supuesto, las comparaciones son odiosas. Cada persona somos distintas por naturaleza y en este caso no hay dos mujeres iguales. Si te comparas con tu amiga o tu compañera de trabajo, vivirás en un mar de críticas y de dudas hacia tu persona y siempre te enfocarás en lo mal que  lo haces y lo bien que lo hacen ellas.

Seguramente todas buscamos y nos gustan que nos feliciten, pero nada mejor como felicitarnos a nosotras mismas, ese es el comienzo hacia la aceptación en todos los aspectos.

Imagen | infomalargue

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...