Si quieres conseguir metas y objetivos logra que el cerebro esté de tu parte

Decía Albert Einstein, que si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. Ya que la vida tiene iguales dosis de arrojo que de optimismo.

positivos

Cambiar los esquemas mentales que en lugar de ayudarnos a avanzar a paso firme por la vida nos mantienen con el freno de mano puesto es la primera medida a tomar para alcanzar metas y objetivos. Sólo así, conseguimos ser dueños de nuestras propias emociones y vivir la vida con plenitud y entusiasmo. Pero para todo ello tenemos que hacer frente primeramente a los pensamientos negativos, ese juez interno que va dictando sentencias en contra de nuestros intereses antes de tiempo. Por eso hay que aprender a pararlos.

Si cuando nos enfrentamos a una situación difícil, dejamos que los pensamientos negativos invadan nuestra cabeza, más pronto que tarde se convertirán en emociones dañinas que nos harán sufrir. No se trata de distorsionar la realidad, sino de adoptar una actitud más favorable. Las personas que se hablan a sí mismas con optimismo y confianza. Saben relativizar, se ven capaces de ser felices a pesar de las inclemencias, y aún así se sienten mejor.


Para tener la misma actitud que este tipo de personas, hay que realizar una limpieza mental. Para ello analiza esa vocecilla que boicotea tu bienestar. Si lo que te da vueltas a la cabeza es exagerado, no ayuda a resolver el problema y, además, te hace sentir mal, a qué esperar para borrarlo de tu mente. Cuando un pensamiento no es útil es que está de más, ocupando un espacio valioso en el cerebro y malgastando nuestra energía. Hay que evitar no echar más leña al fuego y así evitar los pensamientos derrotistas, que son los que realmente nos boicotean y no nos dejan pensar con claridad y solo nos dejan pensar en la negatividad.

Por lo tanto la próxima vez que te sientas triste, decepcionada o furiosa, procura detectar qué pensamiento lo ha originado. Y no dejes que te invada por completo el pensamiento transformándolo. Haz que el cerebro trabaje a favor tuyo con pensamientos positivos y tranquilizadores así poco a poco adquirirás la costumbre de no molestarte cuando las cosas vayan mal. Para ello también hay que buscar la calma interior y así generarás pensamientos constructivos en vez de destructivos para tu cerebro.

Y recuerda que cada pensamiento suele ser una acción buena o mala.

Imagen | jacilluch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...