Una receta en tiempos de crisis: el optimismo

Precisamente cuando los tiempos no son buenos es cuando más tenemos que sacar a la luz fuerzas para el optimismo y no centrarnos en lo negativo.

La falta de optimismo hace ver la vida en tonos grises

Dicen que en los tiempos de crisis es cuando afloran las grandes oportunidades o grandes ideas. Esto solo se puede conseguir con la mejor receta en tiempos de crisis en los cuales se ve todo negro y aparentemente no hay ninguna salida, el optimismo.

A pesar seguramente de tener muchos aspectos en los cuales el panorama pinte negro –falta de trabajo, situación económica precaria o incluso una crisis con la pareja- lo peor que se puede hacer es estar todo el día recreándose en ‘la desgracia que me ha tocado vivir’.

Sabes aparcar los puntos negros de nuestra vida, se consigue centrándonos en los buenos que tenemos. Si dejas de centrarte en lo negativo que tienes o te rodea, verás que hay muchas cosas importantes por las cuales merece la pena seguir luchando y recuperar el optimismo y la alegría. Son el motor que mueve a las personas para –pese a los malos tiempos- salir adelante y, encontrar el modo de salir de la situación negativa.

Tampoco es plan de poner un muro delate de nosotros y pensar que la vida es de color rosa y esperar que lleguen las oportunidades. Como toda virtud hay un punto medio. Ni hay que ser pesimistas ni tampoco ilusos. No hay que estar todo el día pensando en lo mal que está todo, en el mal curre que tenemos o que nunca saldremos de esta crisis. Cuando esos pensamientos lleguen, mira a tu alrededor y descubrirás por ejemplo, que tienes unos hijos maravillosos, unos padres, una pareja que te quiere y un montón de cosas que te llenan ….

Y es que cuando estamos en modo ‘pesimistas’ nos olvidamos de todo lo demás. Y nos equivocamos, porque tenemos muchas cosas buenas por las cuales ser felices, y son el motor que nos puede ayudar a tener esa pizca de impulso necesario para salir o en el mejor de los casos encontrar salidas y alternativas.

Otro pensamiento que hay que descartar por completo es dejar de adelantarnos a los acontecimientos, y dejar de impregnarnos en situaciones negativas o, personas negativas que todo lo ponen aún más negro.

Y es que por desgracia, hoy hay una clara tendencia a lo negativo, y parece que nunca hemos tenido tiempos mejores para recordar o situaciones que en su momento nos hicieron ser las personas más felices del mundo. Son precisamente esas acciones del pasado o momentos vividos el chute necesario para pensar que, aunque vayas a contracorriente, la felicidad sigue estando ahí fuera y las oportunidades también.

Si te pasas el día llorando, tus lagrimas te impedirán ver las oportunidades y lo más importante, no lucharás por lo que deseas y lo que quieres conseguir.

Además, nadie dijo que fuera fácil. Por lo tanto cambia de actitud y comienza a pensar que para cambiar la situación, lo importante es ser optimista.

Imagen | soclega

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...