Lo que hay que saber para quitar las manchas de los tejidos

Para quitar una manche de los tejidos hay que saber primeramente cómo combatir la suciedad en ellas antes de ponernos manos a la obra.

manchas

No es tarea fácil algunas veces enfrentarse y combatir la suciedad en el hogar y en los tejidos. Las manchas son la acumulación de polvo en una parte determinada del tejido. Suele ocurrir, en ocasiones que las manchas persisten después del lavado, ésta es una señal clara de que las fuerzas adherentes actúan con intensidad y es necesario un desmanchado a mano. El desmanchado es una operación delicada y bastante complicada por la diversidad de tejidos y del origen de las manchas.

Para enfrentarse a ellas se necesita básicamente de conocer el origen de la mancha: Conocer la clase de tejidos. Elegir el producto adecuado. Realizar el trabajo con orden y lógica. El origen de la mancha puede conocerse a través del color, de la forma y, en ocasiones, del olor. Conocer la clase de tejido es cuestión de experiencia. En caso de no poseerla, y antes de utilizar ningún producto, convendrá hacer la prueba en un trozo de tela o en el dobladillo de la prenda.

Por otro lado, las manchas pueden ser de grasa, alquitrán, cera, mantequilla, aceite…. Secas: sangre, sudor, huevo, café, vino, frutas, hierbas… Químicas: yodo, acetona, lejía, mercromina. Mixtas: salsas, chocolate, helados… Los productos que se utilizan para quitar las manchas suelen ser, su mayoría, tóxicos o inflamables. Deben manejarse con toda clase de precauciones. Se guardarán en recipientes de cristal con tapón seguro y bien etiquetados, añadiendo las indicaciones precisas. Inflamable venenoso. Nunca deben guardarse estos productos en frascos de bebidas y siempre estarán fuera del alcance de los niños.

Se puede simplificar mucho el proceso de limpieza si se actúa con rapidez. Aplicando agua fría a la mancha evitaremos que penetre en el tejido. Por lo tanto, antes de comenzar la operación de limpieza hay que tener a mano, un cepillo. Muñequillas de trapo o tampones. Una felpa y el producto a utilizar y, si es posible, un secador a mano. Después antes de actuar conviene tener en cuenta que no se puede usar agua caliente porque puedes fijar más la mancha y destiñe los colores poco sólidos.

Imagen | medea_material

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...