Revistas para decorar

revistero-decoracion

Hoy en día, las revistas forman una parte esencial en la vida de la mujer moderna. Innovadoras, audaces, siempre mostrándonos las últimas tendencias, las revistas nos ayudan y enseñar a ser mujeres sofisticadas, sin miedo, llenas de ideas novedosas. Pero, cuando nos volvemos verdaderas adictas a coleccionarlas, surgen algunos problemas de espacio en el hogar. En Centro Mujer exploramos las mejores ideas para acomodar nuestros tesoros.

Mi colección de Vogue abarca la edición Mexicana, Latinoamericana, Española y una que otra que me puedo dar el lujo de comprar de vez en cuando. Solamente los números de 2009 abarcan toda una sección de mi librero. Para mí, estas no son simples revistas, reflejan parte de lo que soy, de lo que amo, de cómo me visto, lo que pienso y sueño. Además, no es la única revista que compro: Glamour México y España, Architectural Digest, Vanity Fair España y EU, etc. Me duele mucho desprenderme de ellas pero siento que ya no caben. ¿Qué hacer?

Estuve pensando soluciones creativas, como por ejemplo guardar mi colección de Vogue, intocable por supuesto, y hacer una carpeta con los mejores reportajes y looks con las demás. Esta es una excelente manera de conseguir ideas cuando nos falta inspiración (hasta a las mentes más creativas se les bloquea el cerebro de vez en vez). También podemos colocar un corcho arriba de nuestra oficina, con un marco muy bello, por supuesto, e ir cambiando las imágenes con las nuevas páginas que llegan nuestra mente de ilúsión.

Cada mes trato de encontrar un objeto inspiracional, como una bolsa o unos zapatos, y pegarlos enfrente de mi lugar de trabajo. Todos los días, cuando me levanto a trabajar, veo esa bolsa Marc Jacobs que quiero conseguir y me motiva  a hacer mejor las cosas. Tal vez esté ahí colgada durante 3 o 4 meses, pero cuando tengo los ahorros suficientes para conseguirla, me siento mejor que nunca. Cuando ya la tengo, la cambio por otro más. Yo entiendo que estamos en plena recesión, pero siempre hay que soñar, ya tenemos muchas limitaciones en esta vida como para limitar hasta lo que soñamos.

Las ediciones de 2008 para atrás pueden ir perfectamente empacadas por número dentro de una caja, abajo de la cama, empacadas en plástico a prueba de polvo. Es una manera fácil de tenerlas a la mano sin que estorben. Una amiga mía tenía tantas revistas que decidió botar su  mesita para el café, apilar las revistas, ponerles un vidrio encima, y convertirlas en la mesa más chic que yo haya visto.

Además, las podemos colocar en puntos estratégicos de la casa como un elemento de decoración. No hay de qué avergonzarnos, son nuestros tesoros, pasamos horas junto a ellas, así que pueden volverse parte de nuestra pared del antecomedor o pueden convivir con nosotros en nuestras habitaciones si las colocamos sobre una repisa.

También podemos comprar una canasta muy bella, forrarla con una tela shabby chic y  colocarlas de manera que nos invite a sentarnos a descansar junto a nuestro sillón favorito y una manta. Podemos mezclarlas con velas, estambres o telas, se ven hermosas. ¿Se les ocurren más ideas? No sean tímidas, dejen comentarios, estoy segura que todas tenemos una gran decoradora por dentro.

Foto Apartment Therapy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...