Trucos para limpieza del hogar

Si tienes una chimenea sucia  y no sabes como limpiarla, sobre todo si está hecha con ladrillo refractario y no le quitas la suciedad del hollín y así darle un nuevo aire, toma nota de este truco. Primero elimina todo el hollín que puedan contener las paredes. Después, friégalos con un cepillo de cerdas semiduras empapado en vinagre. Seca el excedente con papel absorbente de cocina, aclara bien con agua y vuelve a secar. Seguro que quedan mucho mejor.

Para los objetos de niquel que estén sucios y que sobre todo han perdido el brillo, esta es una buena solución: frota la pieza con un paño de lana humedecido en amoníaco y muy bien escurrido. Verás cómo rápidamente desaparece la suciedad y recupera su antiguo aspecto como si fueran nuevos.


Suelos de tarima. Si tienes en casa un suelo de tarima de madera y tiene alguna macha difícil, frota con un paño impregnado en esencia de trementina, que además protegerá la madera. Si la mancha se resiste, prueba a frotarla con gasolina de mechero.

Para que las prendas no se deslicen de las perchas. Hay veces que abrimos el armario y nos encontramos que las prendas se han resbalado de la percha. Un buen remedio para evitarlo es anudar en los extremos de las perchas, donde los hombros, una goma elástica. Servirá de tope y evitará que las prendas se deslicen.

Si tienes un armario con humedad.  Sobre todo si la zona donde vives es extremadamente húmeda que incluso los armario tienen ese olor a moho o humedad, coge unos platitos y llénalos de harina de mostaza. Introdúcelos dentro del armario, uno por cada estante, y en pocos días, notarás cómo se reduce el olor. Tienes que renovar la harina de vez en cuando y dejar los platitos siempre en su interior.

Imagen | hergom

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...