Bondage: otro juego sexual

En este interesante post, conoceremos más acerca de la práctica sexual conocida como bondage, consistente en atar al compañero sexual, utilizando para ello cuerdas, esposas y todo tipo de ataduras.
Descubrirás en donde reside el placer de la misma, y algunas ideas para practicarlo.
Todo sobre el bondage en este artículo.

Las cuerdas, son las ataduras más usadas en el bondage

Las cuerdas, son las ataduras más usadas en el bondage

Hoy conoceremos otra de las prácticas o juegos sexuales: el bondage, al que seguramente más de una vez lo hayas sentido nombrar, ¿pero sabes exactamente de qué se trata?

El significado de bondage, es “maniatar”, y llevado al terreno del sexo, es la práctica que consiste en atar al compañero sexual, para satisfacer el placer que le da la inmovilización a muchas personas, tanto para la que está atada, como para la que realiza las ataduras.

Se puede llevar a cabo desnudo o vestido, ya que no siempre este juego, tiene como finalidad la penetración o el contacto físico. Lo cierto, es que es un juego de dominación-sumisión.

Las personas que practican el bondage, recurren a varias técnicas para inmovilizar a otras. La más común de todas, es a través de cuerdas y esposas, pero existen otras variantes como por ejemplo, a través de la inmovilización utilizando un yeso, algo ciertamente curioso, que ya se puede enmarcar también, dentro del terreno de las parafilias.

Los más expertos en esta práctica, llegan a hacer del bondage todo un arte, en donde realizan todo tipo de sofisticadas ataduras en casi todo el cuerpo, que al verlas, uno no sabe como hacen luego para sacar a la persona inmovilizada de ellas, pero quizá ahí también resida el placer.

Una de las variantes, es el bondage suspendido, en donde a la persona inmovilizada se la cuelga o suspende del aire, por supuesto atada.

En los sex shops, se pueden adquirir todo tipo de ataduras para bondage, las más comunes, son las cuerdas especiales, las mismas deben ser de un material suave para no hacer daño a la persona que se va a maniatar, otras de las opciones disponibles, son las cintas, las cuales no llevan pegamento para no dañar la piel y se pueden reutilizar sin problemas.

Es habitual que además, se utilicen otros complementos como mordazas, máscaras, látigos, en fin, verdaderos kits bondage, tanto para avanzados como para principiantes.

Como todas las prácticas BDSM, deben ser consentidas y practicadas por personas que estén en su sano juicio, ya que pueden ocurrir accidentes.

Más allá del uso sexual que se le da al bondage, también tiene su costado artístico y muchas son las personas que lo realizan como expresión de arte estético y erótico, llevándose a cabo presentaciones o muestras del mismo en varios lugares del mundo.

Quizá en alguna oportunidad hayas incursionado en el bondage, aún sin saberlo, y seguramente con ataduras menos sofisticadas como las que se suelen ver en esta práctica, ¿cómo ha sido tu experiencia?, ¿te gustaría especializarte en ella?

Foto: bondage de arkangel en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...