Cómo ha evolucionado el machismo en la sociedad española

Cuando uno escucha hablar de machismo, inmediatamente le vienen a la mente connotaciones negativas y es que el término, desde su concepción hasta la actualidad, ha dejado en nuestra historia, comportamientos obsesivos y hasta muchas veces violentos haciendo que las mujeres sean esclavizadas de manera sexual, afectiva, laboral y procreativamente. Démosle un repaso a la historia de ese machismo en la sociedad Española.

No cabe duda que al escuchar la palabra «machismo» aparecen en nuestra mente ideas bastante negativas al respecto; así puede que aparezca un hombre bastante fuerte, arrogante y orgulloso que tenga «dominada» a su esposa o novia; y es que no podríamos pensar en otra cosa sobre todo si vemos las raíces de dicha manera de referirnos al machismo.

No se sabe bien cuando fue que la palabra o idea del machismo apareció en el pasado, pero existen diferentes estudiosos que la refieren a la ciudad de Andalucía, la cual se hizo extensiva a las colonias españolas, es decir a Latinoamérica. De otro lado, también existen otros que piensan que la palabra apareció en este territorio (América del Sur). Sin embargo, sin importar en donde se dio el origen de la palabra, es bastante cierto que ha causado bastante rencor en las sociedades y sobre todo, maltratos en las mujeres que lo vivieron.

La época de Franco

De hecho, en la memoria de los españoles no puede olvidarse la frase «la maté porque era mía» («I killed her because she was mine»), una frase que se solía decir a viva voz y sin ningún remordimiento, y lo peor de todo, gozaba del reconocimiento, felicitación y aprobación de todos los oyentes (en general, de toda la conciencia de una sociedad).


No cabe duda que este es un perfecto ejemplo de una mentalidad dirigida por las reglas de Francisco Franco. ¿Qué ocurría en esa época? Pues durante su dictadura, las mujeres no podían tener una cuenta en el banco si es que no contaban con el permiso de sus maridos, menos firmar contratos o recibir algún tipo de sueldo.

Una serie de limitaciones que pueden ser revisadas en el artículo 57 del código civil español de aquella época, donde inclusive apareció la idea o concepto acerca del «permiso marital». De otro lado, también debo comentarles que en este sistema español  existían tres tipos de clases para la propiedad en una pareja, las que incluían las del marido, las de la mujer y las de ambos (es decir, los vienes gananciales).

¿Pareciera equitativo, no es verdad? Pues no lo era, ya que en realidad, todos los bienes gananciales se encontraban controlados por el esposo, inclusive si la misma mujer los había ganado: ¿ridículo no es cierto? Pues eso no es nada, la mujer tampoco tenía ningún derecho sobre  lo que en ese tiempo se llamaba patria potestad, es decir, sobre los hijos.

Como es obvio, durante esas épocas, las mujeres estaban condenadas a sufrir de mucha opresión y por tanto, el concepto del machismo se encontraba siempre presente en las relaciones de pareja, en donde los hombres tenían una conducta de «amo y señor» de sus esposas y no existía ninguna ley que medie o castigue dicha situación (la que en realidad, no llegó hasta los sesentas).

Una joven feminista sosteniendo una pancarta para hacer sus reclamos en las calles

Así, fue en dicha época que en los Estados Unidos, muchos movimientos feministas empezaron a reclamar por los derechos de las mujeres. Dicha influencia llegó a otros países, en donde si bien, no se dio el mismo cambio que en ese país, sirvió de concientización tanto en las mujeres como en los mismos hombres, a dar un mejor trato a sus parejas.

Los ochentas

Más o menos en 1986, España dio un giro en lo que respecta a la política, es decir se convirtió en un país democrático nuevamente. Por tanto, las mujeres fueron garantizadas de igualdad pero en realidad, no se dio en todas partes dicha igualdad.

No cabe duda que a pesar de las mejoras en la sociedad española, aún permanecen ciertos vestigios de aquella sociedad patriarcal en donde la violencia doméstica estaba (y está) presente.

Hoy en día el mismo presidente,  José Luís Rodríguez Zapatero, ha dicho que la violencia en contra de las mujeres es la peor vergüenza que puede sentir un hombre por una conducta tal cual. De hecho, en la actualidad existen muchos grupos feministas que ayudan a proteger y también, mejorar los derechos y las vidas mismas de las mujeres en nuestra sociedad.

Hoy en día

Así, la gran meta final de los grupos feministas es que se elimine el comportamiento que corresponde al machismo, es decir al maltrato de las mujeres. De hecho, Zapatero aprobó una ley mucho más estricta que castiga a los hombres que llegase a maltratar a las mujeres.

No cabe duda que el país ha crecido, sus condiciones bastante modernas hacen de él un país vanguardista pero con mucha historia. De hecho, la pugna por los derechos de las mujeres ha avanzado muchísimo desde los tiempos de Franco, pero aún encontramos diferencias laborales (sobre todo en lo que respecta a los salarios). No hace mucho, en el año 2000, según informes de la Unión Europea, España contaba con uno de los índices más bajos en lo que respecta a la participación femenina dentro del continente; y además, el salario de ellas era 22% menos que el de los hombres.

Una gran desventaja si contamos con el ya reducido número de trabajadoras, entonces, podríamos preguntarnos ¿sigue siendo España un país machista? ¿Lo somos nosotros mismos? Habría que darle una revisada a nuestro propio educar y al que le damos a nuestros descendientes; a nuestra conducta en el ámbito laboral y a lo que pensamos sobre ella. Tal vez sea de esa manera, en la que podríamos replantear algunas premisas que aún seguimos manteniendo como «normales» y no lo son.

Imágenes

El machismo mata de mabel

DSCN0115(1) de trista marie louise

El machismo mata de mabel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...