Cómo resolver el problema de la rutina en la pareja

Caer en la rutina puede ser lo peor que le puede pasar a una pareja, es por ello que hoy en Intimo mujer te damos algunos consejos para evitarlo a toda costa.

rutina

Probablemente cuando nos referimos a los problemas de pareja, los haya de muy diversas clases. Sin embargo, de los primeros que nos encontramos a la hora de sufrirlos en mayor medida, sin lugar a dudas la rutina se impone como la que gana las batallas. Y a veces, sobre todo si no se toman medidas, puede acabar por terminar con la relación. Precisamente porque es un enemigo que aparece cuando menos te lo esperas, y sobre todo porque cuando nos damos cuenta no hay remedio, hoy en Intimo Centro Mujer lo ponemos en primera plana.

La rutina es uno de los problemas que si nos damos cuenta de ello, y sacamos de dónde sea las ganas de luchar por el amor, es cierto que no nos parará. Pero a veces, esa misma rutina hace que las ganas se vayan dejando para otro día. Y el día siguiente para el otro. Y así hasta que al final nos vemos involucrados en un bucle del que ya resulta casi imposible salir. Entonces ¿qué hay que hacer para acabar con la rutina antes de que sea ésta la que acabe con tu relación? Pues la verdad no es tan complejo como pudiera parecer.

Si queremos que las cosas cambien, empezar por cambiar es un buen inicio. Es decir, empieza a hacer cosas que no hayas hecho, o que lleves ya mucho tiempo sin hacer. El mejor aliado contra la rutina es precisamente la sorpresa. Y sorprender al otro es una prioridad a la hora de conseguir frenarla. Además de esto, la rutina es capaz de causarnos un aburrimiento mortal. Apostar por planes que te diviertan y que también diviertan a tu pareja resulta fundamental para poder acabar con ella. Así que dos claves: planes que os hagan reír y pasar buenos ratos y que no hayáis hecho nunca o que al menos llevéis tiempo sin hacer.

Quizás esa sea la parte más fácil para acabar con la rutina. La más difícil consiste en acabar con algunos de los hábitos rutinarios que hacen casi imposible que podamos decir que la relación es interesante. Por ejemplo, las mismas salidas los sábados. Las comidas programas a las mismas horas y del mismo tipo. Quedar un día determinado en un sitio específico. Todas esas cosas que nos hacen vivir como robots. Hay que darle una oportunidad a eso de no saber lo que nos deparará un momento, y para ello, hay que decir adiós a lo establecido. Al menos, de vez en cuando.

Imagen: Gage Skidmore

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...