¿Cómo superar una pena de amor?

Cuando una relación se rompe es muy natural sentir una gran tristeza y dolor que puede poco a poco llevarnos a una profunda depresión, por eso te damos algunas pautas para superar este proceso y volver a la vida con mayor energía.

Si algo caracteriza a las mujeres, es que tienen su propia forma de intepretar, analizar, experimentar, vivir, recibir y demostrar el amor, estamos hechas para amar de una sola forma: completamente, de principio a fin y entregándo todo por aquel ser que haya conseguido hacernos bajar la guardia. Sabiendo entonces que la mujer se ofrece en cuerpo y alma cuando está realmente enamorada, no es de extrañar entonces que cuando ese amor se rompe, por algún motivo, la forma de vivir esa pena es sumamente dolorosa, lo que se transforma en algo que para muchas cuesta demasiado superar.

Todos sabemos bien de lo que se trata, sufrir por amor es casi una asignatura obligatoria en esta vida, y son las leyes del juego, uno sabe a lo que se expone cuando de enamorarse se trata y es que al fin y al cabo, vale absolutamente la pena, por eso no hay que negarse al amor el día de hoy por miedo a sufrir el día de mañana, en cambio lo que hay que hacer es aprender a superar una gran pena amorosa de forma efectiva y rápida, para seguir adelante.

Un corazón lastimado puede provocarnos grandes depresiones, por eso las mujeres que ahora mismo estén sintiendo el dolor provocado por una ruptura amorosa, por el desinterés del amor de sus sueños, por la distancia, los problemas internos, externos o por la falta de entendimiento que hacen imposible una unión de pareja, deberán tener en cuenta estos consejos y no dejarse llevar por la tristeza y la amargura.

Superar a un gran amor lleva tiempo y mucha voluntad, nadie habla de olvidar, pero si de armarnos de las suficientes fuerzas como para seguir adelante en esta vida y aprender de lo que se ha experimentado, para eso hay que darse tiempo y si lo primero que se viene a la mente es llorar y estar deprimidas, hay que permitirselo al cuerpo y al espíritu. Es seguramente un buen momento para estar solas, relajarse, darse el tiempo de no hacer nada, durmiendo, mirando televisión o escuchando música, lo único a tener en cuenta es que debe ser un estado transitorio, no hay que acomodarse en la depresión, sino usarla para cargar las pilas y salir de esa etapa gris.

Sabiendo esto es importante no aislarse demasiado, muchas veces una relación nos envuelve y ocupa tanto, que dejamos de lado todo tipo de actividades y personas con las que solíamos encontrarnos, es común que al romperse el vínculo nos encontremos desorientadas, sin saber qué hacer o a quién llamar, hemos estado algo alejadas algún tiempo, por eso es momento de volver a contactarse con la familia y con las amistades, pueden ser una excelente vía de escape y distracción, además de un gran respaldo emotivo.

Es normal pensar en cosas muy negativas en el momento de una ruptura, como que ese era nuestro único y verdadero amor y que ahora nunca más viviremos una relación así. Bien sabemos que esto no es cierto, si bien puede ser que el amor de la vida es uno solo, hay que darse siempre la chance de pensar que quizás aún no lo hemos encontrado, no hay que idealizar a esa persona, y tampoco compadecerse una misma, no vale la pena victimizarse, solamente enfrentar la situación y salir al mundo con la fuerza que solamente tiene una mujer que ha amado de verdad y está lista para volver a hacerlo.

Foto: mehmet nevzat erdoğan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...