Depresión postparto

La depresión postparto consiste en el desarrollo de una depresión en la madre tras el nacimiento de su hijo. A veces, esta depresión puede tener una fácil explicación, bien porque el hijo no ha sido deseado o porque no es normal. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones la depresión parece no tener sentido: «Deseaba tanto tener este hijo y ahora que lo tengo me siento completamente desdichada», «¿Qué me está pasando?», «El parto fue magnífico, mucho mejor de lo que esperaba, y todo el mundo se portó maravillosamente conmigo, especialmente mi marido. Yo
debería dar saltos de alegría», «Tenía miedo que el bebé tuviera algún defecto al nacer, pero es perfecto», » Entonces, ¿Porqué no lo estoy disfrutando?, Quizás no valgo para ser madre».

Las mujeres que pasan por esta situación no son unas desagradecidas o unas malas madres sino que están experimentando una de las complicaciones más frecuentes del parto, la depresión post parto, un trastorno que todavía sufren en silencio un gran número de mujeres.

Estadísticas de la depresión posparto

La depresión post parto es una de las enfermedades más frecuentes tras el parto ya que afecta a una de cada diez parturientas. Cerca de 15% de las madres que acaban de dar a luz en el mundo sufren una depresión severa que les impide disfrutar de su maternidad. La mayoría de los casos surge en el primer mes tras el parto, aunque en ocasiones este trastorno puede dar la cara seis meses más tarde.

Causas de la «melancolía de la maternidad»

Todavía no se sabe, con exactitud porqué las mujeres desarrollan depresiones post parto como para poder estar seguros de quien la desarrollará y quien no. Probablemente no existe una causa única sino más bien diferentes tipos de estrés que pueden tener la misma consecuencia o que pueden actuar conjuntamente. Los niveles de hormona cambian durante el embarazo e inmediatamente después del parto. Esos cambios hormonales pueden producir cambios químicos en el cerebro que juegan un papel clave para causar la depresión. Además, existen algunos «factores de riesgo» que se debe conocer:

– Alguna historia previa de depresión (especialmente de depresión post parto).
– Falta de apoyo por parte de la pareja.
– Un bebé prematuro o con cualquier tipo de enfermedad.
– El que la nueva madre hubiera perdido a su madre cuando era niña.
– Una acumulación de acontecimientos vitales adversos, como el fallecimiento de un ser querido, la pérdida del empleo de la paciente o de su pareja, problemas económicos, problemas de vivienda.

Sin embargo, una mujer puede sufrir una depresión post parto sin que se aprecie ninguna razón obvia para la misma.

Fuente: Guía Infantil

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...