Deseo sexual, cuestión de genética

¿Está condicionado el deseo sexual por los genes? Esta cuestión es el tema de un extenso debate, que investigadores de una Universidad de Jerusalén publicaron hace tiempo en la versión online del Molecular Psychiatry. A su modo de ver, la respuesta es sí.

ADNSegún el profesor Richard Ebstein, los desordenes observados en la expresión de la sexualidad a menudo se consideran como el resultado de la educación o desordenes psicológicos. A su modo de ver, recientes estudios ponen de manifiesto que factores genéticos pueden también desempeñar un papel en el deseo sexual. Al examinar el ADN de 148 estudiantes en buen estado de salud, y al presentarles un cuestionario que los lleva a describir su a sexualidad, a Richard Ebstein y su equipo creen haber descubierto una correlación entre las variaciones del gene del receptor D4 del dopamine y las descripciones realizadas por la joven gente.

Así pues, una modificación de este gen induciría un efecto depresivo sobre el deseo sexual, mientras que otro tendría exactamente el efecto opuesto, la de aumentar el deseo: este último sería el fruto de un cambio relativamente reciente, producida hace 50.000 años en elHomo sapiens. Según Richard Ebstein, alrededor del 30% de la población llevaría la alternativa “deseo reforzado”, y alrededor del 60% la versión “depresiva”.

Estos primeros resultados requieren estudios complementarios, que deberán considerar un mayor número de variables. Pero en opinión de los investigadores, la conjugación de sus trabajos y de las últimas aportaciones sobre el tema aportados por la neurociencia podría cambiar radicalmente nuestra opinión sobre la sexualidad, y permitir desarrollar nuevos tratamientos contra los desordenes sexuales, en particular, gracias al pharmacogénétique.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...