El instinto sexual en los niños

Los niños al igual que los adultos también poseen instintos sexuales, por lo que es usual que desde muy pequeños que exploren su sexualidad mediante el juego.

El caso de Karlita y su primo Andrés
“Tengo una niña de cuatro años y un sobrino se seis, mientras yo preparaba la cena los dejé jugar en la habitación de mi hija; cuando fui a ver cómo estaban, encontré a mi sobrino con el pantalón abajo y encima de mi hija… y aunque ella dijo ‘nunca más lo vuelvo a hacer’ ¿Cómo debería prever este tipo de situaciones y sobre todo, cómo debería actuar frente a ellas?”

Así comienza el testimonio de Ana García, una madre primeriza de 35 años que se sorprende (como cualquier madre o padre) frente al instinto sexual de su hija de tan solo cuatro años (y obviamente también el de su sobrino de dos años más); y es que de hecho los niños también posee instintos sexuales de igual manera que los adultos, de hecho es bastante usual que desde pequeños se exploren el cuerpo mediante el juego.

A decir verdad, los padres siempre deben estar preparados para responder este tipo de situaciones y sobre todo enfrentar las inquietudes de estos menores. Karla de cuatro años, estaba precisamente haciendo esto, jugando y también explorando su cuerpo. Sin embargo, Ana, la madre le dio una connotación totalmente diferente que Karla jamás le dio. Por decirlo de otra manera, los adultos inmediatamente ven una situación sexual (sexo en pocas palabras), mientras que los niños no piensan qué están haciendo, en realidad, solo se entregan al placer que tal acción les provoca porque de hecho, están satisfaciendo sus curiosidades porque claro que se excitan, además se exploran y ante todo, aprenden.

Es muy importante comprender que lo niños están aprendiendo y también explorando a través de esta acción que implica un “hacer”. De hecho, la sexualidad es parte de la vida por lo que los niños exploran a través del juego y también del toqueteo. Así, Karlita, en compañía de Andrés, su primo, descubrió parte de su sexualidad; a decir verdad, Andrés estaba en una edad en la que se supone él debe saber mucho más acerca del tema, tanto porque los padres o profesores le han enseñado y también porque su edad es la propicia para la exploración de su propio cuerpo; de esta manera, Karla terminó explorando su sexualidad; lo cual, no tiene nada de malo.

De otro lado, debe quedar claro que cuando un niño se baja los pantalones para jugar de esta manera con su prima (o cualquier amiguita),  no quiere decir que tenga problemas psicológicos o problemas familiares, nada más lejano de la realidad; y que tampoco quiere decir que la niña tenga otras intenciones o ande por mal camino. Lo que ocurre es que él es más grande que ella, y se encuentra en plena etapa de exploración de su sexualidad y lo más probable es que se encuentre más interesado en explorarla. Para Karla, de cuatro años, quiere decir que ella está buscando satisfacer su curiosidad, sus ganas de explorar y también su excitación, lo que es muy normal y también sano.

De otro lado, también hay que recalcar que si la niña ha estado expuesta a un medio en donde se habla acerca de la sexualidad o sabe un poco más sobre el tema, entonces podrá explorar y explorarse de manera educada y sana. Si no está expuesta, pues hay que dar por contado que donde quiera que vaya va a escuchar o ver sobre el tema; y aún si finalmente, no está expuesta ni al primer o segundo caso, pues igual es un ser sexuado el cual tiene una sexualidad que la va a llevar a explorar su cuerpo, a tocarse, a jugar, hacer preguntas, etc. de hecho esto es parte de un desarrollo normal y apropiado en los niños.

Los padres deben estar preparados
Es muy importante que los adultos, padres de estos niños, profesores, etc. estén atentos a este tipo de exploraciones, sin escandalizarse, gritarlos o poniéndose nerviosos cuando vean cualquiera de estas acciones ya que de hecho, se le entrega al niño una visión negativa acerca de la sexualidad, lo que no le favorece y que además hace que los niños ya no quieran confiar sus inquietudes a los mayores. De hecho, lo mejor es tomar una actitud de guía y explicación, dejando que exploren con ciertos límites.

Cuáles son los límites que debe tener un padre con un niño que está explorando su sexualidad
Es bastante saludable que un niño explore, pero debe tener limites al hacerlo para que así no llegue a niveles de excitación que no sepa cómo asimilar por ser estos demasiados altos. Por tanto, lo mejor será que de vez en cuando los adultos se den una vuelta por la habitación de los niños, mientras estén jugando  y vean qué están haciendo (lo cual  también es bueno por si deciden cortarse el pelo o jugar con objetos que pueden ser peligrosos para ellos).

Así, si los ven uno encima del otro, como el caso de Karlita y su primo Andrés, lo importante es que se mantenga la calma y se usen frases amigables como “qué hace este loquito con los pantalones abajo… vístase  pronto o le dará una gripe”, “chicos, ya está la cena, hay que vestirse para ir a comer, rápido”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 3,13 de 5)
3.13 5 8
Loading ... Loading ...