El origen del beso

Te has preguntado de dónde es que proviene el instinto de besar a la otra parte bien sea en la mejilla, en los labios o en cualquier parte del cuerpo; pues algunos aseguran que este “instinto” podría remontarse hasta la misma mujer de Cromagnon.

Un beso tiene que ver con un acto de querer tocar mediante los labios a otra persona; en realidad también se pueden tocar cosas inanimadas pero en este artículo solo me referiré al beso que se le al otro, es decir como un símbolo bien de afección o deseo.

Así, los seres humanos recibimos nuestro primer beso de nuestras madres, y es precisamente este ejemplo al que sirve de interpretación para buscar el origen del beso; esto quiere decir que se vincula al mundo de los recién nacidos y con su impulso de succión de ellos. Por tanto, se piensa que su origen también podría estar desde los albores del hombre moderno, es decir con el hombre del Cromagnon cuando era la mujer quien alimentaba al hijo mediante la masticación del bolo alimenticio. Esto se hacia para hacer la comida como una masa muy fina o puré que servía para que el bebé la pudiera comer o tragar con tranquilidad.

Así, también se ha asociado el acto de besar a algunas tendencias canibalísticas como por ejemplo, el mordisco amoroso, o también a la tradición que tienen las tribus que implica un olfateo entre ellos.

De otro lado, cuando se lee la Biblia se puede leer que este acto ha tenido diferentes interpretaciones a lo largo de la historia. Por ejemplo, este puede tener un significado referido a la codicia es decir cuando Jacob besa a su padre Isaac porque desea hacerle creer que es Esaú, su primer hijo; hace esto debido a que tiene la intención de quedarse con la bendición de su mentor y por tanto, siendo jefe de su familia. Otro significado que le da la Biblia y tal vez sea el más famoso, es el beso de traición que le da Judas a Jesús en la mejilla, por lo cual el primero entrega a su maestro, el hijo de su Dios, a los hombres para su muerte; un beso que ha llevado a Judas a convertirse en el peor traidor de la historia occidental, haciendo que las personas de cualquier época se refieran a él de una manera despectiva e intolerante.

Si nos referimos a la tradición oriental, se puede leer que en el Kamasutra se describe tres clases de besos: el nominal, donde los labios apenas si se tocan; el palpitante donde solo se mueve el labio inferior, pero no el superior; y el beso de tocamiento, donde además de los labios, también interviene la lengua.

De otro lado, si hablamos acerca de la historia de Occidente, vemos que en culturas como la Celta, se pensaba que besar a alguien tenía poderes curativos. De otro lado, existen algunos datos históricos en donde se especifica de manera bastante precisa que no fue hasta el siglo VI cuando el beso paso a ser una muestra de afección entre adultos (ya que hasta el momento seguía siendo algo relacionado a la madre e hijo), entonces, esta demostración pasó a extenderse por toda Europa y así a todo el mundo. Sin embargo, durante diferentes etapas de la historia de la humanidad este beso extendido pasó a tener diferentes significaciones como por ejemplo durante la Edad Media, donde el caballero que besaba a una dama tenía la obligación de casarse con ella.

De tal manera, el beso ya se había convertido en una demostración pública pero no solo con fines amorosos sino también con fines sociales; esto quería decir que si se sabía que otro tenía un estatus social más alto, entonces se procedía a besarle la mano a esa persona, puesto que se tenía una mayor jerarquía. Esto también se aplicó en las familias donde eran los padres, abuelos o bisabuelos a los que debía besárseles la mano como símbolo de respeto más no afecto; lo mismo sucedía con los padres de la iglesia, es decir los cardenales, obispos, etc. De otro lado, solo se besaban en la mejilla dos personas que tenían el mismo rango lo que significaba que tenían una cercanía. Así también con las damas existían algunas exclusiones, ya que para no faltarles al respeto se les besaba la mano y nunca la mejilla.

Así, esta muestra de afecto o amor por otra persona de la misma edad pasó a formar parte del colectivo social. Sin embargo, fue durante los tiempos de la Revolución Industrial que este quedó prohibido de hacerse públicamente, por lo que la gente ya no pudo hacerlo más. De esta manera, no fue hasta los años 60 que las personas se revelaron y empezaron a tener demostraciones de besos públicamente, yendo en contra de lo establecido durante dicha revolución.

Con los años 70 y la revolución sexual que apareció en los Estados Unidos propagándose rápidamente por todo el mundo, el asunto de besar públicamente o no para demostrar afecto quedó en el pasado o como absoluta retórica. Hoy en día, en nuestra parte del mundo occidental, las personas demuestran de una manera natural y sin restricciones su afecto por la otra parte común bien sea en parques, microbuses, centros de recreación, supermercados playas, etc. Es más, se hacen competencias públicas de besos donde las parejas compiten por el beso más largo del mundo, donde si bien no necesariamente debe darse un intercambio de fluidos salivales ya que son los labios los que deben tocarse de manera continua, estas personas han podido soportar hasta 30 horas de continuo acercamiento, batiendo así records mundiales.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...