El punto G, ¿lo tienes?

puntog.jpgEl punto G es, supuestamente, una estructura corporal extrasensible existente en la pared anterior de la vagina que recibió este nombre en honor al prestigioso experto en ginecología Ernst Graefenberg. Se supone que una estimulación en este lugar provoca un orgasmo vaginal en la mujer. Siempre ha estado rodeado de un áurea de misterio. Parece difícil de encontrar y más aún de estimular, sólo una penetración profunda y dirigida (se recomienda la penetración desde atrás) es capaz de llegar a él.

Recientemente hemos sabido que se ha realizado una nueva investigación que podría revolucionar algunas de las técnicas sexuales más en boga en este momento. El semanario británico New Scientist ha ofrecido un reportaje sobre un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine en el que se muestra que el ginecólogo alemán al que hemos citado anteriormente, podría haber estado en lo cierto desde hace seis décadas.

Él fue el primero en describir una zona de elevada sensibilidad vaginal cuya estimulación provocaba intensos orgasmos. Pero este descubrimiento fue seguido de un animado debate, incluso se realizaron varios estudios complementarios en los que no se encontró nada. En esta nueva investigación, cuyo autor es Emmanuel Jannini, de la Universidad de L´Aquila, en Italia, se postula que el punto G existe realmente, pero que no todas las mujeres lo tenemos, lo que explica los resultados contradictorios a los que se ha llegado en otros estudios.


Jannini buscó por medio de ultrasonidos un área vaginal que pudiese relacionarse con el punto G en nueve mujeres que experimentaban orgasmos, y once que no los tenían. Esta zona, descrita por todos los estudios que acreditan la existencia del punto G, se encuentra en la pared frontal de la vagina, justo detrás de la uretra. En sujetos que presentaban orgasmos vaginales, esta área era significativamente más gruesa que en aquellos otros que no los tenían.

Las mujeres que no presentan evidencia visible del punto G no pueden tener orgasmos vaginales. Por primera vez, es posible determinar con un método rápido, sencillo y barato si una mujer tiene punto G o no lo tiene.” Estas declaraciones fueron hechas por Jannini a New Scientist.

A pesar de que la investigación tiene mucha credibilidad, aún hay científicos que dudan de los resultados. Ellos señalan que lo que Jannini describe como punto G podría ser cualquier otra estructura corporal, o incluso una parte interna del clítoris, que como se sabe, puede variar mucho en tamaño. Otros señalan que el punto G puede estar presente en todas las mujeres, solo que puede variar mucho el nivel de sensibilidad. Habrá que esperar a que se realicen más investigaciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...