¿Es legal practicar sexo en la vía pública?

Si hace un tiempo te hablábamos de las complicaciones de mantener relaciones sexuales en la playa, hoy queremos advertirte de los riesgos que comportan esos escarceos no planificados en plena calle. Nosotros te explicamos lo que te puede pasar, quizá el vértigo de ser descubierto motive a muchos. Eso sí, mucho cuidado con las ordenanzas de los ayuntamientos que prohiben el sexo en la calle… ¡porque la broma te puede salir muy cara!

Las guarrerías, en casa

Si hace un tiempo te hablábamos de las complicaciones de mantener relaciones sexuales en la playa, hoy queremos advertirte de los riesgos que comportan esos escarceos no planificados en plena calle. Los magreos nocturnos en las esquinas de las discotecas, dentro de los coches o en los portales son algo que forma parte de la vida misma. Las parejas están en todo su derecho de expresar su deseo en la vía pública. El problema surge cuando se pasa de la expresión, al acto en sí. En términos generales, no está prohibido mantener relaciones sexuales en la calle a menos, claro está, que te coloques en medio de un parque en horario matinal y con menores por en medio, o vayas a la puerta de un colegio. En este caso, y con razón, se te detendrá por exhibicionismo. Sin embargo, los ayuntamientos de cada municipio, de manera independiente o agrupados entre sí, tienen la potestad de establecer una serie de ordenanzas que regulen estos hechos.

Ese es precisamente el caso de Granada, Málaga o, desde enero de este año, la Comunidad Valenciana. Cuando los políticos legislan y ponen trabas a las relaciones sexuales en la vía pública lo hacen pensando en la prostitución, aunque en muchos casos no se explicite. Si las ciudades ya están plagadas de cámaras de seguridad, si cualquier viandante te puede descubrir (o grabar con su móvil, no lo olvides) y la calle no es el emplazamiento más confortable, ahora corremos el riesgo de ser multados. Nosotros te explicamos lo que te puede pasar… aunque quizá el vértigo de ser descubierto motive a muchos.

Málaga ha sido la última ciudad en unirse a esto de las multas por el sexo. Antes lo había hecho Granada, que también penaliza fuertemente las relaciones sexuales al aire libre y dentro de los núcleos urbanos. Colegios, parques infantiles, zonas residenciales, de comercios o empresariales. Todo aquel espacio que forme parte de las llamadas «zonas de convivencia» está restringido a la hora de dejarte llevar por el deseo sexual. A menos, claro está, que te alejes los 200 metros que establece la ordenanza. Con lo cual, las perspectivas se reducen considerablemente. Adiós a las esquinas solitarias y a los portales lascivos. Siempre quedará el manoseo, que aún no está prohibido.

Cuidado, la pasión pública se cotiza muy cara

La broma te puede salir cara: de 700 a 1.500 euros en la ciudad de Málaga. Un 30% menos si no te demoras en el pago. Pero hay sitios aún más duros. Sin ir más lejos, la Federación Valenciana de Municipios y Provincias ha establecido una multa de hasta 3.000 euros para aquellos que den rienda suelta a su frenesí sexual en toda la Comunidad. Como siempre, aquello que está en mente es multar la prostitución (la multa es tanto para la chica como para el cliente), solo que unos cuantos más se pueden ver afectados, por muy amantes que sean y por mucho que no haya intercambio de dinero por en medio.

Lo mejor que puedes hacer es informarte de las normas y ordenanzas de tu lugar de residencia. No vaya a ser que, por una pequeña cláusula, una noche de pasión te vaya a costar media nómina.

Fuentes: Diario Información

Louvre Lovers por Francisco_Osorio en Flickr

Lovers in Munich por bigbirdz en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...