Gays y lesbianas: discriminación en el trabajo

Ser gay en una sociedad como la nuestra sigue siendo una tarea difícil, el rechazo sigue estando presente en muchos aspectos. Una nueva investigación realizada en Estados Unidos ha desvelado que gays, lesbianas y bisexuales siguen manifestando miedo a divulgar su opción sexual en el trabajo, algo que piensan, tendría un efecto negativo en su carrera profesional, en el desarrollo de su puesto de trabajo y en su propio bienestar psicológico.

Aquellas personas con mayores miedos manifestaban una mayor tensión en su trabajo cotidiano, recibiendo menor promoción y padeciendo síntomas de ansiedad y miedo. Así lo han puesto de manifiesto un grupo investigadores de la Universidad de Milwaukee en Wisconsin. Y es que ser gay y trabajar en un ambiente percibido como de “no apoyo” supone un gran coste personal. “Aquellas personas que temen consecuencias negativas manifestaban una menor satisfacción personal y una menor satisfacción en el trabajo, una percepción de menores posibilidades de promoción. A la vez presentaban una mayor tensión psicológica y ciertos temores relacionados con el mal desempeño de su puesto de trabajo”.

American GayLa tensión psicológica fue definida como momentos de tensión relacionados con el contacto con otros y se ligó a irritabilidad. La otra demostración de la investigación viene a decir que los centros de trabajo en los que se ocupa personal gay, lesbianas, bisexuales y transexuales disfrutan de una mayor productividad y salud. Los empleados que no tienen miedo de ser atosigados o sometidos a la no promoción a causa de su orientación sexual están psicológicamente más disponibles para dedicar toda su energía creativa al trabajo. Esto ahorra tiempo y dinero a los propietarios de las empresas.

Los autores señalaron que la decisión a salir del armario se convierte en una especie de desafío, especialmente en el caso de los empleados homosexuales cuyas tendencias pasan inadvertidas en el centro de trabajo. Un hecho curioso es que en Estados Unidos no hay leyes que prohíban la discriminación en treinta y un estados, liberando la práctica.

Una investigación reciente ha demostrado que cerca del 66% de trabajadores gays y lesbianas son discriminados, en torno al 37% en ningún momento ha comentado su orientación sexual. El 10% ha sido acosado físicamente, el 22% verbalmente y cerca del 31% ha tenido que abandonar su puesto de trabajo. La situación de los transexuales no es muy diferente, siendo discriminados en el 57% de los casos. En Virginia, el 20% de los transexuales nunca han tenido un trabajo y el 31% de los que han encontrado trabajo han sido acosados.

Por el contrario, la mayoría de los americanos piensa que es injusto discriminar a cualquier persona por sus características personales siempre que estas no tengan relación con el trabajo que realizan. De hecho, según una encuesta publicada por Gallup en mayo de 2007, el 89% de los americanos creen que discriminar a gays y lesbianas debería ser ilegal. En nuestro país, tenemos la suerte de tener el amparo de la Constitución. ¿O no?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...