Hacia una sexualidad integral

Tradicionalmente se ha entendido por sexualidad algunos aspectos relacionados con la genitalidad y la reproducción. Sin embargo, la sexualidad es una parte integral de las personas que está presente durante toda su vida. En cada etapa existen necesidades y formas de expresar la sexualidad de manera diferente.

sexualidad3.jpgUn concepto de sexualidad integral debe incluir variables biológicas, psicológicas y sociales. Tiene que posibilitarnos entender el mundo y vivirlo, a través de nuestro ser como hombres o mujeres. La sexualidad no se refiere exclusivamente a la genitalidad ni a los aparatos reproductivos; también debe incluir las relaciones que establecemos con otras personas y con nosotros mismos, con la comunicación, los sentimientos, los pensamientos, las emociones, sentir placer y cariño, ser feliz, sentirse bien con uno mismo…

Podemos hablar de cinco componentes necesarios para tener una vivencia plena de la sexualidad:

a) Componente de vínculo, se refiere a las relaciones que se establecen con otras personas (por ejemplo: con la familia, las amistades o la pareja) o con uno mismo, a partir de la sexualidad. Esto se relaciona con la atracción física, con el cariño, con el deseo de compartir y la necesidad de comunicarse. También tiene que ver con la posibilidad de conocer nuestros deseos y necesidades, así como comprender y preocuparse por los de las otras personas.

b) Componente erótico: se relaciona con la posibilidad de disfrutar, sentir amor y placer a través del cuerpo, sin miedo, vergüenza ni culpa. Incluye las conductas de seducción (como miradas, gestos o palabras) y todo lo que la persona haga para sentirse bien y obtener placer, siempre y cuando no se haga daño a sí mismo ni a otros. La vivencia del placer no se deriva únicamente de los órganos genitales y de las prácticas sexuales, sino que también se puede obtener de otras actividades, como bailar, caminar junto a alguien especial, practicar deporte, entre otras.

foto_ciudad.jpgc) Componente corporal: está relacionado con la posibilidad de conocer, aceptar y valorar el propio cuerpo, para así poder aceptar y valorar el cuerpo de la persona que queremos. De esta forma, también se logra que esa persona acepte y valore nuestro cuerpo. Además, desde este componente se considera al cuerpo como un instrumento para comunicar afectos y emociones, así como un medio para acercarse a uno mismo y a otro.

d) Componente ético: significa la responsabilidad, el respeto y la honestidad que se tiene consigo mismo y con los otros. Es respetar los valores, deseos, necesidades y gustos, tanto los propios como los de la otra persona. También se refiere a prevenir el riesgo de adquirir o contagiar enfermedades de transmisión sexual y prevenir el riesgo de embarazos no planificados.

e) Componente cognitivo: abarca los pensamientos, ideas, creencias y reflexiones que cada persona tiene sobre la sexualidad, las cuales están marcadas por los mensajes que se transmiten socialmente sobre esta (en la familia, la escuela, el trabajo, la iglesia, las amistades, etc.). Por eso, es importante que podamos identificar estos pensamientos, para lograr cuestionarlos y darnos cuenta de la influencia que tienen en la vivencia de la propia sexualidad.

sexualidad.jpgDado que la sexualidad es algo que nos acompaña durante toda la existencia, lo que vivimos, sentimos y creemos acerca de esta responde al proceso de socialización que hemos tenido, es decir, los mensajes y valores que nos han transmitido desde que nacimos hasta el día de hoy sobre la sexualidad. También intervienen en la socialización sexual las actitudes y comportamientos de las personas cercanas con respecto a su propia sexualidad. En este proceso toman parte nuestra familia, la educación que recibimos en el colegio, los amigos y amigas, los medios de comunicación social, en definitiva, todas esas personas e instituciones que representan a lo que podríamos denominar “cultura común”.

Todo este rollo que os estamos “metiendo” en Educasexo viene cuento de que las ideas, valores y sentimientos que tienes sobre la sexualidad y la forma de vivirla están determinadas por todos los mensajes y discursos que provienen de la sociedad y que has ido incorporando a tu propio modo de pensar, sentir y actuar. El problema se da cuando esto limita la posibilidad de entender y vivir la sexualidad integral, al considerarse que solo tiene que ver con los genitales, la reproducción o el placer. También cuando crea culpas, miedos o rechazos y entonces prefieres ocultar todas tus necesidades y experiencias.

La importancia de entender la sexualidad desde una visión integral, tal y como hemos intentado esbozar en este artículo, radica en la posibilidad de que puedas vivir tu sexualidad plena, responsable y sanamente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,50 de 5)
4.5 5 4
Loading ... Loading ...