Idolos eróticos entre adolescentes

Los ídolos eróticos de los adolescentes se pueden encontrar en el mundo del espectáculo como el cine, la televisión o la música. Desde los Jonas Brothers a los protagonistas de Física y Química, El Internado o Crepúsculo, los adolescentes idolatran y desea a sus, por ahora, iconos sexuales.

Los protagnistas de la saga Crepúsculo

Los protagnistas de la saga Crepúsculo

Las y los fans más jóvenes han sido siempre los mejores consumidores de espectáculo. Para ellos se crean bandas musicales, películas, libros, cómics y series de televisión. Los productores saben que son uno de los target más golosos y que sus gustos son volubles y rápidos. Eso lo han tenido siempre en  cuenta en Hollywood pero ahora nos ponemos las pilas desde territorio nacional. La industria cultural crea personajes de consumo rápido y fácil: es tan fácil (y tan difícil) como combinar unos cuantos ingredientes. Y ya tenemos a miles de chicos o chicas comprando erotismo adolescente, donde no se ve nada (el puritanismo es parte del cóctel) pero se imagina todo. Si eres de los que todavía recuerdan a los Back Street Boys, las Spice Girls, Thake That, Leonardo DiCaprio, Britney Spears y muchos etcéteras más… te has quedado obsoleto. A continuación, te aclaramos el panorama teenager actual con tal de que puedas sentirte como un adolescente.

El fenómeno del ídolo musical es muy imporante dentro de la industria discográfica ya que mueve sumas de dinero nada desdeñables. Desde Estados Unidos nos llegan personajes como Miley Cirus, los Jona’s Brothers o Hilary Duff. Es curioso comprobar cómo estas figuras constituyen productos «completos». Tanto Miley Cirus como Hillary Duff provienen de sendas series de televisión (Hannah Montana y Lizzy Maguire, respectivamente). Los productores buscan personas que sepan cantar, bailar y actuar… una especie de artista polifacético que dé la talla para explotarlo en distintas disciplinas que se retroalimentan entre ellas. Lo mismo ocurre con la serie High School Musical, otro de los fenómenos más recientes.

Un poquito más subidita de tono está la serie de televisión Gossip Girl. A modo de culebrón venezolano con tramas fáciles y giros de guión continuos, el interés reside en los esculturales cuerpos y el impecable vestuario que los cubre. Black Lively y Leighton Meester son las dos ninfas hipersexuales que hacen que a los adolescentes se les enciendan las mejillas. En cuanto al lado masculino, Chace Crawford y Ed Westwick mezclan belleza con irreverencia a modo en enfants terribles de nueva generación. Curiosamente, tanto Lively como Taylor Momsen, otra de las actrices de la serie, han sacado algunos singles con la intención de adentrarse en terrenos musicales.

Lujo, moda y gente guapa es la fórmula de Gossip Girl

Lujo, moda y gente guapa es la fórmula de Gossip Girl

Como vemos, los clubes de fans están que revientan. Y si no, vayamos a una de las sagas que más gritos de pasión provocan en el cine: Crepúsculo, con Robert Pattison y Kristen Stewart. Pese a que la creadora de la saga escrita sea una mormona convencida, la película juega con la tensión sexual entre los dos protagonistas como parte primordial de la fórmula que la ha encumbrado al éxito adolescente.

Sobre todo en EE.UU, muchos de los mitos eróticos están férreamente protegidos por su productora, no pudiendo (por contrato) mostrarse en público ralizando actos «deshonestos»: es decir, borrachos, drogados, desnudos, etc. Cuando eres un ídolo adolescente ya no eres tú mismo, sino un personaje que unos ejecutivos han creado especialmente para tí. Eso ocurre con la factoria Disney, que produce series como High School Musical, Camp Rock, Hannah Montana (con Miley Cirus) o Jonas (con los tres Brothers haciendo «de ellos mismos»). Las tensiones creadas entre personaje y persona dan lugar a escándalos que llenan las portadas de la prensa amarilla del país.

Pero como la globalización tiene sus fisuras, en suelo patrio también contamos con nuestros ídolos particulares. De nuevo, son las series la mejor cantera de personajes. Desde El Internado nos llegan Martín Rivas o Ana de Armas vestidos con uniforme de colegio privado. Desde otro instituto, pero esta vez público, los protagonistas de Física o Química explicitan su sexualidad continuamente y de manera directa. Abortos, orgías, alcohol, drogas… nada es suficiente para este fenómeno social que retrata a la generación adolescente española de una manera un tanto desproporcionada.

Si quieres conocer un dato inquietante te diremos que las dos series tuvieron un encuentro en la película de consumo adolescente Mentiras y Gordas, donde actores conocidos por todos los jovenes españoles se juntaban en un ambiente sórdido lleno de lo de siempre: violencia, drogas, alcohol y sexo. El guión está firmado por sus dos directores (Albacete y Menkes) y nuestra Ministra de Cultura, Ángeles González Sinde. Lo que esto pueda significar, no lo quiero saber.

Robert Pattison y Kristen Stewart por Sesje Zdjeciowe en Picasa

Reparto de Gossip Girl por Ligado em Série en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...