La educación de la mujer está cambiando el modo de emparejarnos

El acceso a la universidad, las políticas de igualdad y los cambios sociales parecen haber influido de forma importante en la vida en pareja. Y de seguro que con la tendencia marcada, veremos como muchas cosas cambian más y más en la convivencia.

mujeres estudios pareja

Probablemente muchas de las que nos leen se encuentren en la situación que hoy planteamos en nuestro blog. De hecho, precisamente porque la mujer está cada vez más dentro del sistema educativo, forma parte de él y además en muchos casos lidera las promociones de las que parte, cada vez son más las parejas que están formadas por mujeres con mayor cantidad de estudios o con una formación más alta que los hombres. Y aunque por ahora los estudios y las estadísticas parecen demostrar que el cambio gradual no ha afectado demasiado en el mantenimiento de la pareja, porque los más jóvenes han vivido esto desde pequeños y lo han asumido como natural, si que es cierto que este hecho comienza a cambiar ciertos paradigmas que parecían inamovibles socialmente.

De hecho, hasta ahora, lo habitual era dar por hecho que la mujer debía ocuparse de la casa y de los hijos. Esto ya no es tan así, y ahora las decisiones es más común que se tomen entre ambos. Además, ya no nos parece tan raro que sea él el que se ocupe de la casa y de los pequeños, ya que ella gana por lo general más gracias a la formación que tiene. De hecho, ganar más, o al menos tener ambos ingresos favorece la economía doméstica y aunque en algunos casos es motivo de conflicto en la pareja, en otros lo es de satisfacción.

Precisamente porque nosotras trabajamos como ellos, y las decisiones ya se toman en conjunto, nos encontramos ahora con el hecho de que la casa comienza a ser compartida. De hecho, las tareas domésticas es habitual que se repartan siguiendo los horarios de cada uno, y los tiempos o habilidades que mejor se dan. Evidentemente, el hecho de que hayamos estudiado y estemos igual o más formadas que ellos nos ha hecho más independientes y nos ha eliminado la necesidad de depender de un hombre. Ellos ya no nos dominan, y no necesitamos que uno nos autorice. Somos nuestras propias dueñas y lo que buscamos en la pareja es a alguien con quien compartir la vida, no a alguien que nos la dirija. Y me da la impresión que justamente esta revolución ha solo comenzado y que poco a poco seguiremos ganando terreno, con la igualdad plena como objetivo, y sobre todo reivindicando el papel de la mujer en todos los aspectos de la sociedad, y no solo en el ámbito doméstico.

Imagen: Universidad Diego Portales

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...