La falta de deseo sexual

La falta de deseo sexual es uno de los problemas m´ñas frecuentes en estos tiempos.
La vida acelerada, el estrés y las ansiedades, no contribuyen en nada a generar un momento propicio para las relaciones sexuales.
La dismunución del deseo sexual o la falta de éste, suele por estos días, ser un motivo frecuente de consulta a especialistas.
Sin mencionar que son muchísimas las personas que lo padecen y no hacen nada al respecto.
En este interesante artículo, te informamos todo acerca de la falta de deseo sexual, los factores que la provocan y como puedes hacer para remediarla.

La falta de deseo sexual, se experimenta como un desinterés o una falta de ganas de querer tener un contacto sexual, incluso de no necesitarlo.

Esto también involucra la falta de ganas de masturbarse, y la falta de excitación ante estímulos de alta carga erótica.

La falta de deseo sexual, es muy común en nuestros tiempos

La falta de deseo sexual, es muy común en nuestros tiempos

Esta disminución de la líbido, afecta más a las mujeres que a los hombres.

Quizá debido a cuestiones que tienen que ver con lo cultural, o porque generalmente en la mujer, recae el trabajo de criar a los niños y cuidar del hogar, de esta manera, el cansancio y el estrés, son uno de los factores que juegan un rol importante en la falta de deseo sexual femenino.


Otra de las situaciones frecuentes, se da debido a la falta de un espacio en común con la pareja, para encontrarse a solas, sin la presión de los niños.

La falta de deseo sexual, afecta más a las mujeres

La falta de deseo sexual, afecta más a las mujeres

En los tiempos que nos toca vivir, los problemas económicos que trajo aparejado la crisis, es uno de los motivos frecuentes de la falta de deseo sexual.

Según los sexólogos, las consultas por la falta de deseo sexual, se han incrementado en los últimos tiempos, y no es una problemática que atañe sólo a las parejas mayores de 40 años, sino que cada vez, son más las parejas jóvenes que consultan al respecto.

El modo de vida acelerado, la adicción al trabajo o el abocarse sólo a desarrollar la vida profesional, son factores que no contribuyen en nada a tener uan vida sexual plena.

De este modo, los factores que pueden desencadenar en una falta de deseo sexual son variados, dentro de los mismos, se destacan: factores sociales, económicos, baja autoestima, estrés, cansancio, ansiedad, miedos, diferentes problemas físicos o emocionales, desequilibrios hormonales como una baja en los niveles de andrógenos y tetosterona, falta de comunicación en la pareja y ciertos medicamentos.

Pero además, puede darse por una falta de atracción física hacia la otra persona. La rutina y el aburrimiento, pueden contribuir en mucho a que el deseo sexual vaya disminuyendo, por lo que, ¡recuerda no dejar de encender la pasión!

La falta de deseo sexual, causa una gran frustración e inconstante insatisfacción en la persona que lo padece y en aquellas que tienen una pareja estable, llega a deteriorar seriamente la relación.

Por lo que es muy importante que si padeces alguno de estos síntomas, o si te das cuenta de que tu deseo sexual está disminuido, acudas a un especialista, el cual evaluará el tipo de terapia a seguir, para ayudarte a recuperar tu deseo sexual.

Foto 1 de Nicole Lisbeth en Flickr
Foto 2 de paula k.s en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...