Las pulseras del sexo

Una nueva tendencia se impone como juego sexual entre los jóvenes. Son las llamadas pulseras del sexo. Se trata de pulseras de plástico que vienen con aros de distintos colores que a la vista de todos son un accesorio más pero lo cierto es que no es así. Conozcan de qué va este juego y los peligros del mismo, los cuales llevaron a algunas ciudades brasileñas a prohibir su uso.

Una nueva tendencia se impone como juego sexual entre los jóvenes. Son las llamadas pulseras del sexo. Se trata de pulseras de plástico que vienen con aros de distintos colores que, a la vista de todos, son un accesorio más… pero lo cierto es que no es así.

Cada color de la pulsera representa algo y el juego consiste en que una persona rompa una pulsera de otra persona para tener derecho a recibir lo que ese color indica. Por ejemplo, si una persona rompe una pulsera amarilla tiene derecho a un abrazo; si la pulsera es naranja, tiene derecho a un beso en la boca; si es roja, a una danza erótica; si es rosa, a la exhibición de una parte íntima del cuerpo, y si es negra, tiene derecho a una relación sexual.

Las pulseras del sexo

Como juego sexual entre personas que están dispuestas a realizar lo que cada color implica, las pulseras del sexo no tendrían inconvenientes. Pero la verdad es que en algunas ciudades este juego se desvirtuó, e incluso se lo relaciona con violaciones y asesinatos.

El centro de esta polémica está en Brasil y comenzó cuando una pequeña de 13 años denunció que cuatro adolescentes la habían violado tras percibir que portaba pulseras negras, las cuales le quitaron a la fuerza.

Esta situación, que ya es preocupante, se agravó cuando la policía del estado de Amazonas manifestó las sospechas de que dos asesinatos podrían estar relacionados con las pulseras del sexo, dado que al lado de los cadáveres de las dos víctimas (una de ellas de 14 años) se hallaron pulseras que habían sido rotas.

Tras estos sucesos, la Secretaria de Educación de Manaos anunció que el uso de las pulseras está prohibido en las escuelas municipales, a las cuales acuden aproximadamente 240.000 alumnos. Según las autoridades, esta medida es precautoria. No obstante, la realidad es que los jóvenes se las quitaban sólo en horario escolar, lo cual llevo a que varias ciudades brasileñas prohíban el uso de estas pulseras. De hecho, algunas ciudades están planeando ir más lejos y prohibir el comercio de las mismas.

Sin embargo, ¿la prohibición pone fin al problema? Claro que no. El tema central pasa por el conocimiento y el dialogo con los jóvenes, en donde las escuelas también cumplen un rol protagónico.

Vosotros: ¿Estáis de acuerdo con la prohibición de las pulseras del sexo? ¿Jugaríais a este juego entre amigos?

Fuente y Foto: Hoymujer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...