Los celos son muestra de inseguridad en ti misma

Aunque se trata de uno de los comportamientos más habituales entre humanos, lo cierto es que lo único que demuestran los celos es una verdadera muestra de no estar segura de nada.

celos

Tener celos al parecer es una conducta bastante común en los seres humanos. Y la padecemos por igual hombres y mujeres. Pero una cosa es una situación concreta que nos produce ese sentimiento y que en un determinado momento puede darse, y otra muy distinta es precisamente la obsesión y los celos compulsivos que en muchos casos sentimos hacia nuestra pareja. Precisamente esa conducta, esos celos irrefrenables son los que se convierten hoy en protagonistas porque resulta que las últimas investigaciones apuntan a que se producen sobre todo en personas que no tienen una clara idea del amor, o que al menos no lo conciben como un amor sano, y sobre todo, que tienen grandes problemas de inseguridad en sí mismos.

Precisamente esa inseguridad les convierte en personas totalmente dependientes de su pareja, y por lo tanto, acaban por sentirse atados a ellos en todos los ámbitos y sentidos, y llegan en ese caso a intentar acapararlos en todo momento. Cuando ven que el otro tiene vida más allá de ellos, sienten ese deseo irrefrenable de impedirlo y es cuando los celos salen en su máximo exponente. Esto es un verdadero problema, porque mezclamos componentes emocionales realmente explosivos. Por un lado la fragilidad de no ser seguro, de no tener la confianza en uno mismo; por otro, la posesión y el sentimiento de querer tener a una persona solo para uno, pueden desencadenar en problemas realmente graves.

Los celos son una clara muestra de inseguridad en ti misma. Al menos esos celos que acaban por arruinar una relación, o que la complican hasta el punto que sea necesario replantearse todas las cosas. Es por ello que si te sientes en algún momento así sin motivo, lo mejor es consultar a un especialista y probablemente hacer terapia de pareja para arreglar la situación antes de que se os vaya de las manos. Por otro lado, si en realidad la persona que está a tu lado te da motivos para ser celosa, creo que lo mejor es que pienses si de verdad vale la pena vivir una vida llena de este sentimiento con alguien al que parece darle igual lo que sientas, ya que hace lo que mejor le viene en gana.

Yo tengo la suerte de no ser nada celosa. Pero los celos pueden acabar una relación perfecta en un momento. Y ninguna de las dos partes lo pasa bien.

Imagen: aikijuanma

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...