Los mayores y el Sexo

Sexo en la vejezSi eres de los que piensan que el sexo es sólo cosa de jóvenes, estás muy equivocado. Por supuesto que se producen cambios con la edad, pero esto no significa que haya que abandonar la idea de disfrutar de encuentros sexuales con nuestra pareja cuando se ha sobrepasado la barrera de los 70 o, incluso, de los 80 años.

No podemos negar, de todas formas, que tiene mucha importancia el disfrutar de buena salud, el seguir manteniendo el interés por el sexo, el seguir compartiendo afectos con la pareja que se tenga, y que ésta se encuentre bien física y emocionalmente.

Hablemos ahora de cómo la edad afecta a cada uno, pues existen diferencias en cuanto a mujeres y hombres:

La mujer, contrariamente a lo que se piensa, no pierde nunca el deseo sexual, pero si puede sufrir disminuciones considerables en él si ha de vivir experiencias traumáticas, como pueden ser quedarse viuda o separarse en muy malas condiciones. La mujer regula el deseo sexual gracias a la testosterona, es decir, al igual que el hombre, pero en aquella es producida en menores cantidades.

La menopausia también puede afectarle en este aspecto, por los trastornos emocionales y físicos que supone. Por ejemplo, después de la menopausia, y debido a la progresiva desaparición de los estrógenos, el ovario ya no ayuda a lubricar la vagina de igual manera, con lo cual estará más seca, no tan elástica, con lo que la penetración puede no resultar placentera, sino más bien molesta, o, incluso, desagradable. Eso si, el hecho de mantener una vida sexual activa desde la juventud ayuda a mantener esta lubricación natural. De todas formas hoy en día existen productos fabulosos que ayudan a conseguir dicha lubricación y tratamientos hormonales que reducen las consecuencias de sufrir la menopausia.

En cuanto a la capacidad para tener un orgasmo, ésta no depende sino de que la estimulación sea adecuada y de lo predispuesta que esté ella para alcanzarlo. La edad no influye negativamente en esta capacidad.

El hombre, por su parte, lo que sí notará es que la erección se va volviendo más lenta, y puede que no resulta tan firme como antes, pero esto no debe ser motivo ni de angustia ni de vergüenza.Sexo

LLegados a este punto es primordial que su pareja de juegos sexuales conozca que este tipo de cambios no son sino producto de la edad y que sepa adaptarse, y aceptar sin problemas, dichos cambios.

El orgasmo sí que lo pueden sentir con la misma intensidad que cuando eran jóvenes. Si en un motivo determinado no se puede percibir de esa manera, puede tratarse de un hecho esporádico y que no debe resultar preocupante. Eso sí, la cantidad de semen que se expulsa sí que va disminuyendo paulatinamente.

En cuanto al periodo refractario, el que transcurre entre una erección y otra, dependerá de cada caso, pero lo habitual es que vaya ampliándose a medida que se avanza en edad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...