Los riesgos de tener sexo en la playa

Practicar el sexo en la playa es una de las mayores fantasias para muchos… pero actualmente se debe tener cuidado, pues existen ciertos riesgos. Con un simple movil, tus relaciones sexuales sobre la arena y a la luz de la luna pueden convertirse en carnaza de Internet. O puede que estés incurriendo en un delito. ¡La playa ya no es lo que era!

Atención con ir más allá, en un lugar público tus no existen los derechos de imagen

Seguramente ya estés pensando en tus vacaciones. Eliges las fechas, empiezas a pensar en el bikini o el bañador que has visto en aquel escaparate, hablas con amigos para que te aconsejen, le ruegas a tu jefe que te conceda las fechas que pides, miras por internet vuelos a Lanzarote, a Menorca, a Formentera… o a alguna otra isla paradisíaca de semejantes características. Llamas a tu pareja y os ponéis de acuerdo: vámonos a la playa. La playa tiene muchos alicientes para las parejas. Te alejas de las grandes ciudades, de la polución, del asfalto… te dedicas a leer un buen libro al arrullo del mar, a comer en restaurantes y chiringuitos, a nadar, a hacer nudismo, a broncearte. Y puede que el exotismo del mar y el relax de las vacaciones propicien algún que otro desliz sexual con tu compañer@ sobre la arena. En algún rincón escondido o en alguna cala perdida.

Todo muy sugerente, lo que te contamos. Pero ¿te piensas que la noche y la oscuridad son sinónimo de intimidad? Pues te equivocas. No te estamos advirtiendo contra la posibilidad de que te ataque cualquier animal marino mientras te dedicas al desenfreno sexual dentro del agua. En realidad nos referimos al animal más peligroso para el hombre: el propio hombre. Seguro que alguna vez has escuchado en los medios de comunicación alguna advertencia sobre el hecho de hacer el amor en la playa. Y si nunca lo has hecho te lo decimos nosotros: hay gente que se dedica a filmar a parejas en la playa y luego colgar esos videos en la red.

La soledad, la arena, la brisa marina, la oscuridad, el mar… todos esos ingredientes están muy bien, pero en un lugar público no existen los derechos de imagen. Es por ello que muchos se dedican a observar mientras los demás se deleitan. Todo un negocio para algunos y un simple ejercicio de voyeurismo para otros. En las playas más concurridas de España han salido varios casos a la luz. Y no es de extrañar, porque ya no hace falta trasladar al escenario en cuestión todo un arsenal de micros, focos y pesadas cámaras betacam si se quiere hacer un porno casero… ahora con un simple móvil y un poco de destreza se pueden realizar videos eróticos. Un tanto rudimentarios, pero reales al cien por cien.

¡ Si es que las playas ya no son lo que eran!

Otro de los riesgos principales es la ilegalidad de tales hechos. No el de grabar, sino el de practicar. Lo mejor es que te informes en materia de legalidad sexual si viajas a algún país extranjero, donde pueden existir fuertes restricciones vinculadas a las relaciones homosexuales o al sexo en los lugares públicos (como es una playa). Si conoces el marco legal que te ampara, puede que te ahorres un par de sustos… o de multas. Sin ir más lejos, en nuestro país ya hay playas donde las relaciones sexuales están prohibidas. Ese es el caso de la localidad costera catalana de Tossa de Mar, donde las multas pueden llegar hasta los 1.800€. Frente a una cifra con tantos números, más vale reprimirse.

Pareja en la playa por seanmcgrath en Flickr

Pareja antigua por anyjazz65 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...