Mentimos en la cama, aunque no siempre con mala intención

Hoy hablamos de nuevo de relaciones sexuales, y en este caso hablamos de mentiras de aquellas que aunque no siempre con mala intención decimos en la cama a nuestra pareja

labios

Se suele decir que las mentiras tienen las patas cortas, porque casi siempre, acaban sacando a la luz grandes verdades, que más tarde, o más temprano pueden tener graves consecuencias para quien las dice y para quien las sufre. Sin embargo, hay muchos tipos de mentiras, y aunque yo reconozco que en realidad no me gusta ninguna, y que no las uso, si que es cierto que algunas de ellas se perdonan más fácil, sobre todo las que no vienen con maldad y buscan solo que la pareja esté más contenta, que aquellas que se las traen porque esconden verdaderos hechos imperdonables.

Sin embargo, los humanos utilizamos las mentiras incluso en las situaciones más íntimas, y no es raro que hombres y mujeres lleguen a mentir incluso en la cama. Es más, ese tipo de mentiras relacionadas con el sexo, pese a que se nos achacan a nosotras con lo fingir orgasmos, ellos también las practican y de qué manera. En este caso nos encontramos en realidad con que ambos sexos acudimos a eso del mentir, y la verdad es que aunque no es totalmente recomendable y yo soy de las que apuestan por ser sinceros aunque duela, te comento a continuación cuáles son las más habituales en la cama, aunque casi mejor que no tomes demasiada nota:

Nosotras solemos mentir a la hora de buscar excusas para no hacerlo, y también en cuanto a sentir los orgasmos. Es muy probable que nos encontremos con más mujeres que hacen esto que hombres, pero en la siguiente mentira preferida por las mujeres, hay igualmente hombres que se dejan tentar por ella. Y es que eso de decirle a alguien que nos encanta lo que hace en la cama y que nunca jamás habíamos sentido tanto puede quedar muy bien, pero casi nunca, es verdad.

Ellos por su parte, además de la que acabamos de mencionar, suelen mentir a la hora de ocultarnos con cuántas mujeres han estado y eso de acostarse con algunas o con casi todas a la primera si había la oportunidad. También suelen exagerar los piropos, y en caso de que no tengan ganas de hacerlo, que aunque nos parezca que no, también ocurre, exageran el cansancio que sienten para justificar lo de meterse en cama y quedarse roque, dejando pasar el momento en cuestión y cambiándolo para el próximo día que pueda ser.

¿Tu sueles mentir en la cama?

Imagen: Carlos Adampol

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...