Miedo al compromiso ¿cómo se supera?

Hay parejas que sienten pavor a comprometerse. El miedo al compromiso con el matrimonio o una figura similar tiene que estar basado en algún temor o circunstancia concreta que le ha ocurrido a la persona y que es necesario conocer para superar.

compromiso

El miedo al compromiso matrimonial es algo bastante común. De hecho, no es cierto que únicamente lo sufran los hombres, ya que cada vez hay más mujeres independizadas que no quieren verse forzadas a esa idea de familia tradicional en la que los roles están bien marcados y con los que precisamente ellas no comulgan. Sin embargo, la cuestión de superar el miedo a ese compromiso que dice ser para toda la vida según la doctrina católica, y que se supone para un largo tiempo aún mediante el rito civil, ya que se constituye una sociedad en toda regla, no es algo sencillo si no se busca en el interior de la persona que lo está sufriendo.

En realidad, todo miedo, sea éste al compromiso o a cualquier otra cosa, tiene una razón de ser. De hecho, hay que buscar cuál es la que a cada cual le afecta. Es más, no existe una norma en la que se pueda generalizar sobre los individuos y el miedo al matrimonio o a un compromiso serio con la pareja. Puede haber muchos motivos de trasfondo que justifiquen esa actitud, y el propio individuo puede ni tan siquiera ser consciente de ellos, ya que se han quedado ahí gravados en su subconsciente y no es capaz de externalizarlos. En ese caso, tan solo una buena terapia será capaz de sacarlos a la luz, y por lo tanto, ponerlos en vigor para poder superarlos.

Por lo general, los miedos al compromiso surgen por conductas traumáticas vividas en la infancia, por imposiciones sociales asociadas a ese compromiso, o por miedos mayores a perder la individualidad que supone ser soltero. Todos esos conceptos son en muchos casos errados, y no tienen porqué estar asociados al compromiso que la otra persona quiere tener contigo. Sin embargo, tu temor no te dejará verlo más allá si no eres capaz de analizar lo que te pasa. Lo mejor es preguntarnos a nosotras mismas por las razones que tenemos de no querer ir un paso más allá. ¿Es una persona no adecuada o el problema está en nuestro interior? ¿De verdad queremos una vida solas o nos da miedo lo que supone compartir una vida con el otro? ¿Creemos realmente que los cambios van a ser negativos o más bien esa idea de negatividad está asociada a conceptos que hemos hecho nuestros de manera errónea? Quizás a partir de todas esas respuestas, tengas mucho más claro por qué tienes tanto miedo a comprometerte, y de ese modo, puedas claramente superarlo.

Imagen: Marco Quarantotti

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...