Órganos sexuales masculinos: el pene

El tamaño, su forma, su apariencia son aspectos únicos del pene y se diferencian de hombre a hombre. Así por ejemplo una pareja que lleva muchos años juntas puede identificar a su pareja por el tipo de pene que esta tenga.

En líneas generales, todos los hombres se ponen muy nerviosos cuando se toca el tema del pene y esto no es de sorprenderse, sino que es totalmente entendible, ya que lo que se entiende por coito a nivel de la naturaleza en general, es la dependencia de un pene que asegure la colocación de los espermatozoides en el útero de la fémina, y así preservar la especie. Por tanto, esto hace que casi todos los hombres se concentren en el aprovechamiento de su pene y por tanto, se sientan nerviosos frente al tema.

El tamaño es un tema bastante recurrente pero en realidad solo debería importar si en realidad lo fuera así puesto que las mujeres dicen no importarles mucho, ya que en realidad, la experiencia sobre este tipo de tema dice que a las mujeres les gusta que el pene sea ancho más que largo, puesto que un falo largo puede llegar a incomodar tanto que podría causar dolor o rasgamiento en las paredes vaginales.

Si bien es cierto que muchos hombres se preocupan al encontrar una nueva pareja puesto que ella podría quejarse del tamaño de su pene al llevarse una mala impresión que tal vez podría tener precedente al comparar una pareja anterior, también existen los hombres que no pueden soportar la idea de que lo vean desnudo al inicio de un relación sexual, lo que por ejemplo los inhibiría de darles una masaje, lo que podría poner en una situación tensa a la pareja (sentir frustración o disconformidad).

Por tanto, si observas que tu novio es una persona tímida debido a su pene entonces, tómate un tiempo para relajarte y darle lo que él desea. Podrías hacer que el se sienta más cómodo si lo elogias por el tamaño de su pene (muy pocas mujeres lo hacen y muy pocos hombres preguntan si están haciendo bien su trabajo o no) , también existen los hombres que nunca en su vida han visto un pene erecto, o mejor dicho si a través de películas pornográficas y tienen miedo que al no parecerse a tales casos, entonces, pueden sentirse amilanados, es decir pensar que su pareja piensa mal de ellos y ya no querer tener una relación sexual lo que por supuesto es una tontería y todo simplemente se debe a un falta de educación en cuanto al sexo.

El pene visto desde fuera
El pene está compuesto de extremo a base de: glande, cuerpo y raíz (que se encuentra dentro del cuerpo). En el caso que un hombre no haya sido circuncidado entonces, una forma de tubo de piel que es largo y flojo llamado prepucio cubrirá el glande como si fuera una capucha. Así esta parte de la piel del pene tiene una función que no tiene ninguna otra en el cuerpo, ya que se desliza sobre las estructuras que subyacen desde el extremo del cuerpo.

Por tanto, el prepucio es parte muy importante de la excitación del hombre: y es que los componentes más importantes que son parte de la estimulación erótica durante el momento de un masaje por ejemplo, bien sea dado en el pene o durante el coito son sensaciones que proceden del mismo prepucio, es decir de una pequeña y delgada tira de piel que se le llama “frenillo” y que se encuentra en la parte de arriba, y el glande. Este también tiene una gran contribución al placer sexual para ambas partes (tanto hombres y mujeres). Por tanto, se entiende que el prepucio no es piel sobrante o excedente como muchos médicos piensan y no debería extirparse a menos que en realidad haya problemas de salud muy graves.

El pene visto de manera interna

Hay tres formas de erectarse que tiene el pene por dentro. Cuando este está blando y fláccido por dentro se ve como cilindros esponjosos pero cuando un hombre se encuentra excitado estos cilindros se llenan de sangre y se vuelven muy rígidos. Uno de estos se ubica en la parte de debajo del pene, cercando la uretra y termina en el glande: este es el mismo cuerpo esponjoso en sí. Así, los otros dos cilindros se ubican uno a uno en la parte superior del pene y tienen por nombre: cuerpos cavernosos. Es a partir de este punto en donde se juntan los cuerpos cavernosos, aproximadamente a un centímetro hacia debajo de la parte final del pene se haya el clítoris del hombre que es muy sensible a la vibración y a la presión.

El pene posee dos arterias, cada una de las cuales atraviesa el centro de cada uno de los cuerpos cavernosos. Así, la sangre puede salir a través de estas venas superficiales y son precisamente los cuerpos cavernosos los que se originan en la pelvis, ya muy dentro del cuerpo del hombre y así crean una fuerte base para que se logre la rigidez del falo durante el momento de la erección.

De otro lado, es alrededor de estas estructuras que se pueden erectar que hay una capa de tejido que conecta y sostiene todo este conjunto en su mismo lugar; y finalmente una delgada capa de piel. Debido a que esta doble “raíz” ancla el falo en la pelvis es una continuación de los tejidos que se pueden erectar y finalmente, termina por unirse con el clítoris en el extremo del falo, cuando se le acaricia o frota causa un goce realmente muy placentero.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...