¿Por qué nosotras somos infieles?

Aunque cada mujer sea realmente un mundo aparte, lo cierto es que la mayoría tenemos las mismas razones para caer en la infidelidad, a las que precisamente hoy queremos echar un vistazo a fondo en nuestro blog

cuernos

Aunque en nuestro blog hemos dicho muchas veces que la infidelidad no es como suele decirse o pensarse un problema de ellos, porque está más que comprobado que en realidad ellos ponen los cuernos, pero nosotras también, lo que quizás cambie en cuanto a ser infiel como hombre y a ser infiel como mujer sean precisamente las razones que nos llevan a tomar la decisión. Evidentemente hay circunstancias y circunstancias al respecto, y cada mujer es un propio mundo, además de que cada pareja es muy diferente de las demás. Pero aún con todo ello, hay ciertos parámetros que se repiten casi siempre cuando una mujer se decide a ser infiel. Y es que nosotras pecamos de lo mismo que ellos, pero lo hacemos por otras razones, que precisamente vamos a analizar a continuación.

Que solo nos tomen en cuenta cuando ellos quieren: se trata de un motivo repetido varias veces, que en realidad hace que sean muchas las mujeres que van en busca de otros brazos que las mimen más. Una de las reflexiones más claras a este respecto es que justo después de hacer el amor, ellos pasen literalmente de nosotras. Aunque podemos entender lo del sueño por el funcionamiento de su organismo, lo que está claro es que hay cosas que no gustan.

Yo, yo, y después yo: está bien que los chicos se preocupen de sí mismos, pero hasta el punto de convertirse en un narcisista repelente es como para escapar de la relación a toda costa. En todo caso, lo cierto es que lo que más nos fastidia de este aspecto es que ellos piensen en su placer en la cama y se olviden de que nosotras estamos ahí para lo mismo que ellos.

Rutina y aburrimiento: puede que los hombres piensen que a las mujeres nos gusta más lo estable que a ellos. Aunque yo creo que se equivocan de pleno, si que es verdad que hay muchas más chicas buscando una relación duradera que lo admiten, que hombres que lo reconozcan. Sin embargo, la monotonía no tiene porque tener nada que ver en este asunto, y precisamente esta es otra de esas causas de que ellas acaben por poner los cuernos, con lo que los chicos que creen que el misionero en cama todos los sábados resulta un deporte de riesgo, van apañados. ¡Hay que variar y cuánto más, mejor!

Imagen:  santinet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...