¿Qué nos atrae del desnudo masculino?

Al preguntarnos qué es lo que nos atrae del cuerpo masculino en la actualidad, hemos de remitirnos a los cánones de belleza que han dominado nuestra cultura desde el incio. Si quieres saber qué tipo de cuerpos son los que más miradas atraen, no dejes de leer este artículo… ¡y danos tu opinión!

Los cuerpos de los deportistas, de los más deseados

Está claro que el espectro de los objetos de deseo se ha ampliado considerablemente. Ya no son solo las féminas las que copan las revistas, los anuncios o incluso los desnudos en tele o cine. Por fin se han dado cuenta de que a las mujeres no solo les gusta exhibirse, sino que también se deleitan mirando. Por otro lado, y cada vez más, el público masculino homosexual demanda varones erotizados, y los anunciantes lo saben. La publicidad y el cine, esa máquina de fabricar sex-symbols más o menos reciclados, crea periódicamente cuerpos esculturales dirigidos a aquellos y aquellas que veneran el cuerpo de los hombres. Por otro lado, y dado que el universo del culto al cuerpo se ha extendido a ambos sexos, también a nuestros heterosexuales les gusta tener un referente de belleza al cual intentar parecerse.

Sin embargo, es todavía muy curioso ver cómo las portadas de las revistas femeninas rechazan a los hombres como reclamo. Todavía hoy, las mujeres heterosexuales prefieren comprar revistas donde el protagonista sea su propio cuerpo sublimado y no el de un amante ideal. El magazine digital lavozlibre.com recoge una noticia muy curiosa: la marca de moda Nina Ricci utilizó a modelos hombres (y desnudos) para promocionar su nueva linea de bolsos… femeninos. Por lo tanto, cabe preguntarse ¿qué es lo que verdaderamente atrae de un cuerpo masculino?

Para poder saber en qué punto estamos, mejor echar una ojeada al pasado, que es de donde venimos. Ya en la antigua Grecia las esculturas de

En sus tiempos lozanos, el actor era todo un machote muy dado a quitarse la ropa

fornidos luchadores, dioses o semidioses eran una tónica habitual. Los cuerpos esculpidos se sublimaban y lo que cobraba importancia era la masa muscular, la tonificación de los miembros, el equilibio de las formas, la proporción y la armonía. Quizá algún poso de esta antigua idealización queda en la actualidad, aunque evidentemente sometida a los vaivenes de las modas y las tendencias modernas. Hoy en día nos movemos entre tres tipos de hombres: los maduritos, los románticos y los machotes. A los maduros, ya los conocemos: George Clooney, Mel Gibson, Richard Gere o Pierce Brosnan. Los románticos, actores como Jude Law o Hugh Grant, nos parecen monísimos pero su desnudo no es su mayor baza, ni tampoco un reclamo para las masas.

El Laoconte, un machote de lo más clásico

A juzgar por las características físicas de los componentes del tercer grupo (de los que sí encontramos fotos de desnudos parciales o totales), lo que reina es el cánon clásico: altos, espaldas y cuellos enormes, pecho trabajado y piernas duras. Los futbolistas u otros deportistas son, cada vez más, considerados como el modelo estético a seguir, con sus cuerpos tonificados y trabajados en continuos entrenamientos. Lo dicho, los hombres maduros o encantadores, mejor vestidos. Para desnudos deseados por el gran público, aquellos machotes con sus acabados helenísticos hacen las delicias de los aficionados al cuerpo masculino.

Patinador por j_silla en Flickr

Brad Pitt por superkas83 en Flickr

Laoconte por Wikipedia Commons en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...