Relajarse para conseguir un sexo placentero

Para la mayoría de las mujeres a las que el sexo no acaba de resultarles placentero sufren de problemas de concentración y de relación en el momento de mantener la relación sexual.

relajarse

Cuando hablamos de lograr el mayor placer en el sexo, en nuestro blog Intimo Centro Mujer ya te habíamos comentado lo importante que resultaba el tema de la concentración. De hecho, la mayoría de médicos y psicólogos coinciden con los sexólogos en que la falta de ésta es la que provoca la mayoría de problemas no relacionados con algo físico a la hora de mantener relaciones sexuales. Sin embargo, además de la concentración, la cual puede perderse sobre todo por aspectos relacionados con las preocupaciones diarias y los problemas que se tienen, la relajación es otra de las cualidades necesarias para un buen sexo.

Para que la penetración sea placentera, la mujer debe estar completamente relajada. Si estamos relajadas conseguimos que nuestros músculos también lo estén lo que incita a una mejor lubricación natural, así como que los músculos no estén en tensión, y por lo tanto que fomenten que el pene pueda acceder con facilidad a la zona más íntima de la mujer. De hecho, cuando no estamos relajadas es cuando se producen las mayores fricciones y por lo tanto tanto en el caso de ellos, pero sobre todo en el nuestro, se producen dolores que dificultan el acto sexual.

Conseguir relajarse puede no ser tarea fácil, pero al igual que ocurre con la concentración hay que intentar lograrlo para conseguir las mejores relaciones. Tu pareja puede convertirse en tu mejor aliado para alcanzar el objetivo, y de ese modo ambos tendrán parte de «culpa» en esto de alcanzar mejores orgasmos, mejores relaciones, y sobre todo, un vínculo mayor en la pareja. Pero ¿cómo puede ayudarte tu pareja a lograr el objetivo de la relajación? Pues no es demasiado complejo, tan solo requiere que te conozcas a ti misma, y que él esté dispuesto a serte de ayuda.

Así por ejemplo, en este caso concreto piensa por un momento en las caricias, en los besos o en las cosas que te hacen sentir relajada. ¿Un masaje en la espalda? ¿Que te acaricien el pelo? ¿Que te toquen los pies? ¿Que te hagan cosquillas por el torso? ¿Que se acerque a tu pecho? Sea lo que sea, hay que fomentarlo y convertirlo en una rutina sexual de preliminares que conseguirá que logres el objetivo de relajarte justo de ese momento íntimo. Aunque si quieres que todo funcione como la seda, una buena música también es un gran aliado en todo ello.

Imagen: Vivi Calderón

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...