Sadomasoquismo para todos

Dentro de las varias técnicas sadomasoquistas que existen, algunas pueden reslutar muy interesantes para cualquier tipo de de pareja, aunque crea que el sado no le interesa.

En este artículo les proponemos interiorizarse en el amplio mundo del sadomasoquismo. Existen técnicas que pueden no resultar eróticas para algunos, ya que pueden ser muy violentas, pero quizás que algunos ítems pueden interesarles.

Vendar o atar a tu pareja puede resultar muy excitante

La práctica sadomasoquista no necesariamente tiene que ser una rutina en el sexo, no es una religión que debes seguir al pie de la letra ni practicarla siempre. Todos pueden probar alguna vez con ella e incluso tomar ciertas cosas de lo que ofrece.

Dentro de estas técnicas se suelen utilizar algunos juguetes especiales, como ser máscaras, vendas, esposas, sogas, y látigos, por nombrar los más comunes y con los que pueden comenzar a iniciarse.


Las personas que realizan las prácticas sadomasoquistas continuamente, y que tienen experiencia y conocimiento sobre estas técnicas saben perfectamente que muchas de ellas pueden poner en peligro la vida, y es por eso que tienen los cuidados necesarios.

Lo normal es que la pareja ya sepa hasta donde puede llegar, está todo pautado previamente al acto sexual. Es por eso que quienes quieran conocer en profundidad el sadomasoquismo debe hablar abiertamente con su pareja para ver qué es lo que van a hacer.

Ahora bien, algunas técnicas que pueden resultar muy excitantes son la relación amo – esclavo, con el uso de esposas o sogas para atar a la persona sometida a la cama por ejemplo. A esto se lo llama bondage, ya que uno queda inmovilizado.

El spanking por su parte es la flagelación de las nalgas, ya sea con las palmas de las manos o algún otro objeto como un látigo por ejemplo o una paleta. Estas técnicas pueden juntarse o realizarse en forma separada según lo que se anime a hacer la pareja.

Como juego sexual, quizás el más común es el de la esclavitud, tiene que haber efectivamente una dominación sobre el otro, y puede darse que el esclavo quede enjaulado mientras que la pareja dominante se masturba en su presencia.

Otra característica es la humillación, en donde se puede insultar o forzar a la pareja a arrastrarse y ladrar como un perro. También existe lo que se llama trampling, que consta en pisar o caminar sobre el cuerpo del otro, comúnmente se ve a las mujeres con un taco presionándolo en el pecho o espalda del hombre.

Una técnica que puede resultar excitante es la de la ugulación, en donde se araña profundamente la piel de la pareja mientras se mantienen relaciones sexuales. Un poco más osado es el face sitting, donde uno se sienta sobre el rostro del otro provocando la asfixia, pero cuidado con esta técnica, ya que hay que saber cuando detenerse.

Foto: Wiros en Flickr
Fuente: mazmorra.com.ar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...