Ser transexual

TransexualLa transexualidad se produce cuando uno se siente encerrado en un cuerpo que no pertenece al sexo que siente como propio. Es decir, que su alma, sus inclinaciones, su forma de ser, son características de un sexo, pero su apariencia física pertenece al contrario.

Así pues, el transexual vive en un conflicto constante pues siente pleno rechazo hacia las partes de su anatomía que le definen con un género que no es el suyo. El sufrimiento que puede generar es tal que su vida queda marcada por la necesidad de que su apariencia se adapte a lo que sienten que son realmente, y de que los demás lo acepten plenamente como parte de ese género.

El transexualismo existe desde épocas antiguas, no es un fenómeno de los tiempos que vivimos. Y no es un mero capricho del individuo ni un trastorno mental. Su origen seguramente es biológico, y se cree su origen está en algo que se produce ya en la etapa como feto. Se ha comprobado que existen diferencias representativas en determinadas estructuras del cerebro, por ejemplo en el hipotálamo, de personas sin este conflicto y de aquellos que sí lo sufren. De todas formas, y a pesar de los estudios realizados, aún no se ha podido llegar a ninguna conclusión al respecto.

Y llegamos a la posible solución: Se denomina «cirugía de reasignación de sexo» y es el método quirúrgico a través del cual el sexo físico puede igualarse con el que se cree adecuado. Generalmente, lo que se hace es transformar los órganos genitales por medio de la vaginoplastia, o reconstrucción de una vagina nueva, o la faloplastia, o fabricar un pene, según corresponda. Otros cambios que se realizan tienen que ver sobre todo con el rostro, cirugía facial, y con la zona del pecho, mastectomía. Esas operaciones rondan los 18.000 euros.

Pero el someterse a esta serie de cambios tan radicales no debe de tomarse a la ligera. Antes el paciente debe de pasar una serie de pruebas psicológicas para comprobar que, efectivamente, siente ese total rechazo por su cuerpo y de que tal sentimiento es prolongado en el tiempo, que lo ha padecido durante al menos dos años. Además, también se tiene en cuenta que no tenga tendencias homosexuales, no padezca alguna anormalidad física o de esquizofrenia.

Una vez realizado el cambio, son aquellos que se transforman en varones los que mejor llevan y se adaptan al cambio. Esto se debe a diversos factores, y no depende tanto al tipo de vida que se lleva después en cada caso; como nos a hecho saber, y nos ha corregido, una de nuestras lectoras; sinó a otros tan clave, como por ejemplo, el propio proceso a hombre, el cual está físicamente mucho más logrado gracias a una mayor eficacia de los efectos de la medicación

Vía: www.consumer.es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...