Series de televisión para todos los gustos (sexuales)

Muchas son las series actuales que retratan las relaciones sexuales de manera diferente. En el artículo te proponemos productos televisivos que se alejan de las relaciones convencionales, para adentrarse en grupos sexuales fuera de la norma heterosexual. En otros casos, estamos ante series que tratan la sexualidad desde un prisma diferente al habitual.

The L World (Showtime)

La diversidad de puntos de vista se ha instaurado en la ficción. Aunque todavía imperen modos de concebir la sexualidad eminentemente falocentristas, y pese a la reproducción continuada de sistemas de relación convencionales, algo ha empezado a cambiar. Hace una década, productos televisivos destinados a grupos sexuales distintos de la norma social eran inimaginables. Si acaso algún elemento «transgresor» podía hacer su aparición entre el cúmulo de personajes. Hablamos de ejemplos como el Fidel de Aída o la Willow de Buffy Cazavampiros.

Si antes eran personajes concretos y aislados (y no siempre tratados con una actitud desprejuiciada), ahora son series enteras destinadas a un sector en particular. En el artículo de hoy te vamos a hablar de algunas de ellas, destinadas a segmentos especializados y diferentes. Lo que no hace que no se produzcan trasvases de público entre unas y otras. El germen lo encontramos en series norteamericanas como Ellen (protagonizada por la lesbiana confesa Ellen Degeneres) o Will y Grace, que narra el romance «intersexual» de una mujer heterosexual y un hombre gay.

Queer as Folk (Reino Unido, Cannel 4) nos habla de la vida de tres jóvenes homosexuales residentes en Manchester. Como prácticamente todas las series de televisión, su creador y guionista Russel T. Davies nos muestra de una manera superficial y un tanto arquetípica las vidas de tres hombres, Stuart, Vince y Nathan. Cada uno de ellos responde a una tipología diferente: mientras Stuart es un ser poderoso en su trabajo y un debora-hombres en su vida personal, Vince es un personaje un tanto más romántico y sin  éxito sexual. Al mismo tiempo, se encuentra perdidamente enamorado de Stuart. Finalmente nos encontramos con Nathan, un joven de 15 años que se dispone a explorar su recién descubierta sexualidad. Las escenas de sexo y el lenguaje realista de la primera temporada causaron un gran revuelo en su momento. Eso sí, la serie consiguió unas cuotas de audiencia nada desdeñables. Showtime realizó un remake estadounidense de la serie en cinco temporadas que también tuvo un éxito notable.

Queer as Folk tuvo dos versiones, una emitida por Channel 4 (UK) y otra por Showtime (USA)

La misma cadena emitió una serie centrada en las aventuras y desventuras de un grupo de mujeres homosexuales que viven en la ciudad de West Hollywood, en Los Ángeles. La serie se llamó The L World y duró nada más y nada menos que seis temporadas. En ella podemos encontrar a un grupo de mujeres con un punto en común: su orientación sexual. Los dos personajes principales son una pareja estable, Bette y Tina, que deciden enfrentarse a la maternidad. Sin embargo, y conforme se vaya desarrollando la serie, los enredos amorosos, las conexiones entre los distintos personajes y la incursión de terceros, harán que esa pareja se desestabilice. Por otro lado, la serie nos muestra sin complejos un triángulo sexual entre una pareja heterosexual, formada por Tim y Jennifer, y Marina, que ha conquistado a Jenny. La serie no se entiende sin el concepto de «el gráfico», que no es más que una especie de árbol genealógico donde se hace una relación de los líos sexuales entre unos y otros.

Llegamos ahora a una serie que ha sido precursora a su manera y donde se habla de sexo de manera desprejuiciada, siempre desde el punto de vista de cuatro mujeres heterosexuales: Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte. Seguramente ya sabes que te hablamos de Sex and the City (Sexo en Nueva York en España). Cuatro amigas ya entradas en los albores de la madurez, y que disponen de un amplio bagaje sexual a sus espaldas, se reunen alrededor de una mesa para comentar sus problemas, dudas o experiencias alrededor de la sexualidad femenina (y masculina). Pese a haber sido escrita eminentemente por hombres, lo que le ha valido múltiples críticas, la serie reune a unas féminas que se dedican a hablar despreocupadamente de sexo… y no de amor, como venía siendo lo habitual.

Finalmente llegamos a Californication, que nos habla de la sexualidad masculina desde un ángulo bastante curioso. Estamos ante un personaje dual y complicado. Un padre de familia separado, con una hija… y adicto al sexo. La manera de representar la masculinidad heterosexual como un cúmulo de dudas existenciales, que bascula entre la inmadurez y la responsabilidad, es una visión nueva en televisión. El hombre heterosexual ya no es esa firme roca que representa los valores universales, sino que se disgrega en un mar de dudas existenciales y utiliza el sexo y las drogas para tratar de unir las piezas que no encajan.

La complicada vida de un mormón con tres esposas

Otras series que han querido tratar la sexualidad desde un punto de vista inédito en televisión han sido Big Love, que versa sobre la poligamía de los mormones; o Skins, donde podemos encontrar capítulos que retratan distintos aspectos de la adolescencia. La homosexualidad, el narcisismo, el abuso sexual o la promiscuidad son algunos de los temas incluidos. The Tudors, por su parte, traslada a la pantalla las implicaciones sexuales dentro del devenir de la historia. Conspiración, sexo y poder van de la mano en esta serie.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...