Urofilia, la lluvia dorada

Dentro de las parafilias, podemos encontrar la urofilia o lluvia dorada.
Una práctica sexual en la cual, el individuo que la practica, siente un enorme placer al orinar o ser orinado por su compañero sexual.
Esto puede incluir, el hecho de tomarse la orina, o inducir a la otra persona a hacerlo.
Aunque para algunas personas resulte repulsivo, la urofilia, es practicada por un buen número de personas.
Dicha práctica si bien se la considera extrema, no es peligrosa ni es definida como una patología.
En este interesante post, conocerás un poco más acerca de la urofilia.

Practicando Urofilia

Practicando Urofilia

Con este post, iniciaremos un especial dedicado a las parafilias. Te preguntarás, ¿que son las parafilias y que tienen que ver con el sexo?

Una parafilia, es un comportamiento sexual, en la cual, la fuente de placer no se da por el coito en sí, sino en algún otro tipo de actividad.

Generalmente se consideran inofensivas, siempre y cuando no exista un peligro, hacia la integridad de alguna de las personas o partes involucradas.

Prácticas sexuales que hoy en día son consideradas comunes, tales como el sexo oral y la masturbación, hasta mediados del siglo XX, eran incluídas dentro de las parafilias.

Dentro de las parafilias, podemos encontrar un sinfín de prácticas, de las cuales iremos hablando en este blog.


Hoy nos dedicaremos a la urofilia, también llamada urolagnia o “lluvia dorada”.

La urofilia, es un tipo de parafilia, dentro de las muchas que existen, la cual se manifiesta con una satisfacción sexual por la orina y el acto de la micción.

Se encuadra dentro de las prácticas sexuales extremas y está aceptada por el colectivo BDSM (Bondage y Disciplina; Sadismo y Masoquismo).

Puede ser utilizada tanto por hombres como por mujeres, y se da tanto en heterosexuales, como en homosexuales, y tiene variantes como orinarse encima durante la relación sexual, orinar al compañero sexual y hasta incluso beber la micción o hacérsela beber a la pareja.

Generalmente, el urofílico concurre a baños públicos para satisfacer su placer por la orina

Generalmente, el urofílico concurre a baños públicos para satisfacer su placer por la orina

Las personas que practican la urofilia, pueden ser activos o pasivos en lo que a esta práctica se refiere, ya que algunos gozarán de orinar a su pareja, mientras que otros lo harán, al ser orinados.

Quien practica la urofilia, suele ir a baños públicos o espiar a personas, ya que sienten placer al ver el chorro de orina, el olor de la misma o escuchar el ruido que ésta produce. Generalmente, el urofílico, disfruta de orinar en público o de ver orinar a alguien.

Una práctica, que aunque parezca mentira, es adoptada por muchas personas, que lo describen como algo extremadamente placentero y excitante.

Aunque es una práctica minoritaria y que para muchos resulte repulsiva o extraña, no es considerada como una patología.

Como en el caso de la coprofilia (en donde intervienen las heces), la urofilia, es un placer que tiene su explicación psicológica, ya que se remite a la primera infancia, ya que recordemos que los niños, sienten un enorme placer al orinar o defecar.

Quizá te extrañe que algunas personas puedan disfrutar de la urofilia, o por el contrario, quizá quieras experimentar que se siente. Cualquiera sea tu opinión, ¡nos gustaría que la compartas!

Foto 1 de Wikipedia
Foto 2 de Like a summer love, live a summer rain en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...