‘.XXX’ será el nuevo dominio para las webs porno

Pese a que la medida no es obligatoria por el momento, lo cierto es que la empresa registradora IMC ya ha recibido unas 200.000 peticiones para emplear el nuevo dominio .xxx, a un precio de 60 euros cada uno. Un nuevo negocio de lo más lucrativo al tiempo que una decisión irrevocable y polémica por parte de la Corporación de Asignación de Nombres y Números en Internet (ICANN) que, en colaboración con IMC, ha establecido un dominio único para todas aquellas webs que muestren contenidos pornográficos. Esta medida llega tras casi seis años de batalla legal y negociaciones, destinadas a alcanzar un acuerdo entre la industria e Internet que finalmente ha resultado imposible. La tan esperada unanimidad no se ha producido y la medida se ha adoptado por nueve votos sobre doce. Parece que la suerte está echada y el dominio .xxx entrará en funcionamiento en breve.

¿Te queda claro el dominio?

Entre las ventajas que sus defensores aducen se encuentra un mayor control de las páginas con contenidos sexuales. De hecho, unificadas bajo el dominio .xxx las páginas porno no podrán superar el control parental, que se hará más efectivo y sencillo. Sin embargo, desde el lado de la industria la cosa está que trina. La asociación encargada de defender la libertad y los derechos de la industria pornográfica Free Speech Coaltion (FSC) no ha tardado en lanzar un comunicado donde condena la actuación de el ICANN, que ha ignorado completamente la opinión de los profesionales. «Hasta ahora nos hemos visto obligados a trabajar dentro de las limitaciones del proceso de la ICANN. FSC es ahora libre para explorar todas las opciones y tenemos la intención de hacer precisamente eso con la colaboración y en el interés de nuestros miembros«, reza el comunicado. De hecho, el Presidente de la junta del FSC, Jeffrey Douglas, ha dado a entender que emprenderán medidas cercanas al boicot: «Vamos a ayudar a la industria de entender los riesgos y consecuencias de participar en el .xxx«. Desde su organización, afirman, se informará de las alternativas vigentes que pueden adoptar las gentes del sector.

La industria del porno, en crisis, molesta por la medida / Getty Images

La industria del porno ve en esta medida una manera de facilitar el rastreo y consiguiente bloqueo de todas las páginas que se encuentren bajo este mismo dominio. Esto es, temen que los gobiernos de países conservadores o contrarios a la exhibición de la pornografía puedan censurar y borrar del mapa estas webs, con el consiguiente perjuicio económico que ello supondría, además de ser una violación de la libertad de expresión. Por otro lado, el hecho de tener que unificar dominios supone unos costes adicionales para un sector en crisis y continuamente afectado por las descargas ilegales.

A las protestas de los profesionales se le han unido grupos religiosos y algunos Gobiernos, también molestos con todo aquello que tenga que ver con el sexo en pantalla. Pese a que sea por motivos de índole muy diferente, es cuanto menos novedoso encontrar a la industria del porno junto con los grupos conservadores, haciendo piña y luchando contra una misma causa. Estos últimos creen que la asunción del .xxx haría aumentar la probabilidad de encontrar páginas de este tipo por parte de los usuarios, poniendo en el punto de mira a niños y jóvenes. El nuevo dominio, dicen, puede hacer aumentar el tráfico en las páginas ‘licenciosas’. El dominio .xxx se ha estado debatiendo largo y tendido durante los últimos diez años, llegando a ratificarse en 2005. Dos años más tarde de su entrada en vigor, la ICANN se retractó. Ahora parece que la cosa va en serio. ¿Alguien se apunta a la compra de un .xxx?

Foto por xxx por michiel020 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...