Cómo usar la calefacción para consumir menos

Para ahorrar gasto energético este año de crisis y las subidas de IVA te proponemos algunos trucos que harán que la factura de la luz no suba más de la cuenta. Para ello debes tener en cuenta que la temperatura dentro de casa no debe sobrepasar de los 22 grados, pero tampoco debe bajar de los 18.

Con las nuevas subidas del IVA y el encarecimiento de las facturas de la luz y el gas debemos tener cuidado cuando empecemos a utilizar la calefacción. Con algunos trucos podemos ahorrar dinero y reducir el gasto energético. Pero es imprescindible mentalizarnos que en casa, cuando llega el frío no hay que encenderla a la mínima, es decir, si hace frío debemos abrigarnos, no hace falta estar en manga corta en casa en pleno invierno. El confort en casa que tanto nos venden por televisión debe ser aquel que te permite tener una temperatura en la que no pases frío, pero tampoco calor. Lo principal es que el interior de la casa mantenga una temperatura que oscile entre 20 y 22 grados, no más.

Cabe tener en cuenta que, aunque con la calefacción a una temperatura más alta de 22 grados nos permite estar en manga corta o ropa más ligera por casa, cada grado que subas en tu calefacción, supondrá un aumento en tu factura que ronda el siete por ciento. Por lo tanto, superar los 22 grados dentro de casa supondrá un aumento considerable en tu factura de la luz o el gas. Por otro lado, si puedes, intenta tener calefactores que sean de bajo consumo y mantener un buen aislamiento en tu hogar. El aislamiento debe ser en puertas y ventanas, ya que por ahí es por donde se va la mayor parte de calor y es por donde se suele gastar más. Una pequeña inversión que hará que progresivamente gastes menos en calefacción es tener ventanas con doble cristal, de esa manera el frío quedará bien aislado. Pero si esta inversión inicial no la puedes realizar, intenta al menos que no entre nada de aire frío por las ventanas.

Otra forma de ahorrar en calefacción es tener los radiadores entre 20 y 22 grados por el día y bajar la temperatura de los mismos por la noche, pero tampoco te pases y los bajes demasiado o los apagues, porque si la casa baja mucho de temperatura, por la mañana los radiadores deberán trabajar más para poder recuperar la temperatura y gastarás más. Hay que tener claro que la temperatura en invierno no debe bajar de los diecisiete grados dentro de casa para que no perdamos confort. Así pues, para no gastar más dinero la temperatura de los radiadores no debe ser ni muy alta ni muy baja. Mi recomendación es que por la noche programes una temperatura entre 17 o 18 grados y por el día entre los 20 y los 22, como mucho. Debes programarlos para que una media hora antes de levantarte ya estén subiendo un poco para que no pases frío a la hora de levantarte.

Recuerda también, que no debes perder frío durante el día, pero debes ventilar la casa. Eso significa que, para no gastar más de lo necesario, puedes abrir las ventanas un máximo de diez minutos para que se ventile y luego cerrar. Por ultimo, recuerda dos cosas, por un lado cada año se debe realizar el mantenimiento de la caldera, aunque pueda parecer un gasto innecesario, el buen rendimiento de la misma hará que gastes menos en calefacción. Por otro lado, no pongas ropa en los radiadores ni les pongas muebles delante, el calor necesita libertad a la hora de expandirse y para un buen rendimiento los radiadores deben estar libres de objetos. Espero que estos consejos sean de ayuda para que no gastéis mucho en calefacción este año, no obstante, estoy segura de que vosotras tenéis algún truco más, ¿lo compartís con nosotras?

Foto | mjtmail (tiggy) en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...