Los propósitos han cambiando con la crisis

Las modas cambian y evolucionan, pero los propósitos que la mayoría de las personas han hecho con la llegada del año nuevo también han cambiado. Si antes se proponían cosas como: dejar de fumar, aprender idiomas, enamorarse, o incluso aprender a cocinar, esos propósitos que eran los más habituales han quedado en segundo plano debido a la crisis.

La crisis no ha supuesto un cambio enorme a la hora de plantearse propósitos para el año nuevo, pero sí en la forma de focalizarlos, asegura Miguel J. Roldán, coaching y presidente de The International School Of Coaching.

Algunas personas piensan que con la crisis ya no tienen el modo de sufragar sus propósitos – ir al gimnasio, aprender idiomas-. Es decir, todo lo que suponga un desembolso de dinero es un obstáculo para conseguirlo. Sin embargo, según el coach es una equivocación pensar así, puesto que con recursos económicos mínimos se puede conseguir, puesto que la clave no está en el ‘como’ es cuestión de aplicar la imaginación y ser más creativos.

Es difícil pensar que con la crisis el propósito más lanzado para el año nuevo haya sido el ‘encontrar un trabajo’ ‘ poder gestionar mejor los gastos’, ‘ahorrar más’, ‘mejorar la formación’ … Todo enfocado de un modo distinto.

Que la gente elija el cambio de año para encarar los propósitos es circunstancial, asegura Roldán. Los buenos propósitos hay que tenerlos en mente todo el año. Además, tener siempre un objetivo en mente es bueno para la salud: «Numerosos estudios evidencian que aquellas personas que rigen su vida por metas que van a lograr, resisten más las enfermedades y tienen mayor esperanza de vida», asegura el coach.

Las personas quieren dos cosas fundamentalmente: ser feliz y tener dinero e incluso muchas veces el dinero por encima de la felicidad y se olvidan que la felicidad no podemos comprarla en ninguna tienda por mucho dinero que tengamos. La clave para alcanzar la felicidad en tiempos de crisis está en aprender a valorar la vida, valorarse a uno mismo y valorar lo que no es material.

Además los malos tiempos y las crisis, fortalecen el espíritu y nos dejan una experiencia positiva o enseñanza.

Vía | 20Minutos

Imagen | torh63

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...